La Policía Nacional ha detenido a un electricista, gerente de una empresa venida a menos, como supuesto cabecilla de una banda dedicada al tráfico de droga. El grupo tenía varios invernaderos repartidos por la ciudad de Jaén, en los que se han incautado 4.000 plantas de marihuana.

Esta detención forma parte de la tercera fase de la Operación Chispa, que comenzó en marzo con la detención de ocho personas relacionadas con una plantación situada en una nave del polígono Los Olivares que estaban preparando para vender la droga en las Fiestas de la Primavera de Jaén y Linares.

Desde entonces, ha habido una docena de detenciones y se ha intervenido el mayor alijo de marihuana del año, así como numeroso material eléctrico, clave para identificar al presunto cabecilla, responsable de una defraudación de fluido eléctrico que puede superar los 12.500 euros.