Desde el viernes, ‘The red armchair’, o lo que es lo mismo, El sillón rojo, daba la bienvenida a quienes se acercaban al Museo de Jaén. Situado en el rellano de la escalera de entrada, invitada a pasar, a sentarse, a participar… Y eso tenía que hacer hasta el próximo 11 de octubre, en el marco de la séptima edición de la Feria de Arte Contemporáneo de Jaén, Art Jaén 2015. Sin embargo, apenas ha podido cumplir su cometido dos días.

El domingo por la mañana, dentro del horario de apertura del museo, la pieza desapareció. Alguien cruzó la verja del museo, subió las escaleras, se cargó el sillón al hombro y se lo llevó, sin más. “Es un sillón antiguo que se restauró hace unos años y ha estado expuesto en varios sitios. En este caso, se colocó en la entrada del Museo a caso hecho, poniéndolo de frente a las letras y con la intención de que la gente pueda intervenir y sentarse en él, hacerse fotografías…”, explica a Diario Guadalquivir David Martínez, comisario de la feria, para quien lo importante no es el valor económico, sino artístico de la pieza.

“Demuestra una falta, aparte de civismo, de cultura absoluta, porque no tiene sentido que entres a un museo donde hay una feria de arte contemporáneo, te encuentres una de las piezas y, por hacer una gracia, la cojas y te la lleves. Es ridículo, no tiene sentido, pero bueno, así nos va”, añade el galerista, que considera “una estupidez” denunciar el hecho a las autoridades, pero cree necesario hacerlo público. “Es increíble que la gente sea tan gamberra”.

 

“¿Quieres participar en la adoración?”

ART JAÉN 2015. Colectivo Pacopérez. FOTO: María Amelia Brenes

El sillón rojo era solo la introducción de Art Jaén 2015, un evento que comenzó el viernes en el Museo Provincial en un acto salpicado de acciones que invitaban al público a participar del arte. “¿Quieres participar de la adoración?”, preguntaba un miembro del colectivo Pacopérez a todo el que pasaba por delante de un altar dedicado a La Moni de Huelva justo antes de colocarle un punto rojo en la frente.

Esa y otras acciones se desarrollaron viernes y sábado dentro del Festival Internacional de Performance Abierto de Acción, que es solo una parte del evento, en el que este año participan unos 60 artistas de todo el mundo. Se trata de un “punto de encuentro” entre artistas y galeristas, además de una oportunidad de demostrar a la ciudad que se puede hacer una feria de este tipo en provincias, y ello a pesar de lo reducido del presupuesto.

“Supongo que tiene una trayectoria de siete años y a la gente le gusta este ambiente tan normalizado. Aquí hay poco postureo”, señala Martínez, explicando que “aunque Jaén es un pueblo grande, eso no quita que haya gente que pueda hacer propuestas tan interesantes como en Madrid o en otros sitios”. Al final, “menos es más” y el arte puede llegar a cualquier parte.