Con la primavera llega el buen tiempo y, con él, el polen, tan molesto para los alérgicos. Pensando en ellos, el Complejo Hospitalario de Jaén capital reanuda este viernes su servicio de información sobre el nivel de dicha sustancia con el fin de ayudar a los pacientes a controlar su patología y, en consecuencia, su calidad de vida durante estas fechas tan críticas.

Así, diariamente se ofrecerán datos de olivo y gramíneas, entre otros, para que los alérgicos puedan tomar las medidas oportunas, ya sean físicas, como evitar el contacto con el polen, como farmacológicas, como utilizar antihistamínicos o inhaladores. La información, fruto de la medición y análisis del servicio de Alergología del hospital, estará disponible en la web www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/chj/.

Para realizar las mediciones, el centro tiene instalado un captador de pólenes en la novena planta del Materno-Infantil, que mediante el método ‘Hirst’ capta partículas volumétricas por succión según el principio de impacto. Este equipamiento es el empleado por todas las estaciones de muestreo adscritas a la Red Española de Aerobiología (REA), así como por los grupos de trabajo de los diferentes países que forman parte de la European Aeroallergen Network (EAN).

En todo caso, parece que este principio de primavera no será especialmente duro para quienes sufren alergia al olivo (entre un 25 y un 30 por ciento de la población). Según el responsable de la medición de polen, Manuel Alcántara, la incidencia será de moderada a intensa en la provincia, pero a partir de mayo, ya que este año “va algo retrasada”. La meteorología, que afectan a la floración y puede cambiar “de un día para otro), será determinante para ver cómo avanza la situación de estos pacientes.