En la primavera de 2013, cinco jiennenses amantes del séptimo arte crearon CINE SIN FIN, una asociación cultural que pretendía, entre otras cosas, frenar el declive del cine en los ámbitos urbanos. Un año después, en el verano de 2014, Juanjo López y Jorge Pastor rodaban ‘Silencio en la sala’, un documental que invitaba a reflexionar sobre la desaparición de las salas de cine en el casco urbano de Jaén; el escenario escogido para realizar las entrevistas fue el cine Alkázar, cerrado desde 2009. Un lugar simbólico que tal vez vuelva a abrir sus puertas.

Ese es el objetivo del Foco Henri Langlois, un proyecto de difusión de un cine diferente en la capital jiennense que ahora se ha propuesto recuperar el que fuera el penúltimo cine urbano de la ciudad. Según explicó el martes en rueda de prensa José Chica, alma máter de esta organización, la idea es comprar el edificio y rehabilitarlo, manteniendo una de las salas y convirtiendo la otra en librería especializada, donde poder encontrar también películas difíciles de adquirir. El resto del espacio se destinaría a una cafetería y oficinas, desde donde los miembros de Foco (Rosa Andreu, Juan Soriano, Cristina Amate, José Manuel de Ulierte y Rubén L. Conde, además de Chica) trabajarían en los proyectos que quieren sacar adelante.

“Queremos que sea un centro cultural de la ciudad por y para la ciudadanía”, apuntó, haciendo hincapié en que precisamente la ciudadanía “debe ser uno de las principales vías de financiación”, al estilo del caso de las salas CineCiutat de Mallorca (antiguos Renoir). “Cuantos más apoyos tengamos, más independientes seremos y más cosas podremos hacer”, incidió Chica, con la esperanza de que la ciudad sienta el proyecto como suyo “porque lo es”.

Por lo momento, tienen la “sensibilidad” de la familia propietaria del cine, pero necesitan dinero. Según sus cálculos, “más de un millón de euros”, que esperan conseguir a través de apoyos privados, y públicos, ya que no se olvidan de las administraciones. “Es un proyecto con características que lo hacen único”, recalcó el representante del Foco, convencido de que “querer es poder”.