Editor's Rating

Jaén cuenta con una tasa de criminalidad de 27 infracciones por cada 1.000 habitantes, lo cual la convierte en la provincia con la proporción más baja de Andalucía. Es una de las principales conclusiones del informe del primer trimestre del año elaborado por el Ministerio del Interior y presentado esta semana en Jaén por los máximos representantes del Estado en la región y la provincia, Antonio Sanz y Juan Lillo respectivamente.

Los datos reflejan que la situación es parecida a la de hace un año. Los delitos disminuyeron de 2033 a 1.981, mientras que faltas, han subido ligeramente, de 2.403 a 2.482. En cuanto a las sustracciones que se producen en explotaciones agrícolas y ganaderas, un asunto muy sensible en la provincia, ha habido un pequeño incremento del cinco por ciento que el Gobierno no considera alarmante.

A nivel andaluz, la tasa de criminalidad en Andalucía se encuentra en 41,9 infracciones penales por cada 1.000 habitantes, la cifra más baja registrada desde 2004, cuando empezaron a elaborarse este tipo de estadísticas. Los delitos y faltas se han reducido un 1,9 por ciento al mismo trimestre del año pasado. La tasa de imputados y detenidos es de 270 por cada 1.000 habitantes, frente a los 290 de Jaén.