Diez años después de dejar el Santo Reino, Pedro Chillón, economista de Guadix (Granada), ha vuelto a Jaén con una empresa bien diferente a la que en su día lo trajo hasta aquí. Ahora sus números andan entre los compases de los tangos, tarantelas o tonadas de country (“jondo”) que “apalea” bajo el nombre de Mundo Chillón, un proyecto musical cargado de sorna.

J.G.N. y Mundo Chillón_MC

Chillón canta al ‘loser’, al perdedor, a esa suerte de antihéroe que es mucho más real que los personajes de historias románticas que adolecen de “sadomaso espiritual”, empeñados en desear imposibles para no poder nunca alcanzar sus sueños y regodearse eternamente en sus miserias. De ellos advierte en ‘La venganza del frutero’, uno de los temas que interpretó hace unos días en el Admiral’s Arms, nido de vampiros convertido en refugio para músicos que últimamente no pueden tocar en el centro.

Gente como Jesús Gracias de Nada, jiennense y responsable del regreso a Jaén de Chillón, con quien protagonizó un concierto mano a mano en el que, curiosamente, fue el primero quien más cantó a Granada, ya fuera a la ciudad como a su vega. “Temazo”, comentaban sobre la última composición de Jesús entre un público no muy numeroso, pero entregado ante la permisividad de Delah, el dueño del local.

J.G.N. y Mundo Chillón_JGN

“Hoy estoy en modo multitarea”, bromeaba sobre el escenario, donde entonó también uno de sus temas, sin olvidarse de la barra y la mesa de sonido. “Me sabe mal irme sin tocar esto”, confesaba antes de cantar “la penúltima” el de Jaén, ganador del Certamen andaluz de Canción de Autor en 2013.