Familiares de varios menores retirados por la Junta de Andalucía se han manifestado este lunes a las puertas de la Delegación Territorial Igualdad, Salud y Políticas Sociales para pedir que les dejen ver a los niños. “No sabemos dónde se encuentran nuestros hijos, vivos o muertos”, podía leerse en las pancartas que se habían colgado los padres, madres, abuelos y tíos presentes, en las que además habían pegado fotos de los menores.

“Me la quitaron con 11 meses y ahora tiene un año y medio”, ha explicado a Diario Guadalquivir una joven que no ve a su hija desde julio. Ella, que también fue una menor custodiada por la Junta, dice haber cumplido con todas las condiciones que le pusieron para seguir viendo a la niña; sin embargo, perdió el derecho a visitas en verano.

La concentración, que pretende repetirse todos los lunes, estaba emcabezada por Manuel y Vanesa, padres de los niños ‘raptados’ en junio en La Carolina del centro donde estaba tutelados. Ellos tienen prohibido por un juez ver a sus hijos, al estar imputados por la desaparición; aun así, reclaman su derecho a ver cómo están, así como información.

Asimismo, desde la Asociación Nacional del Menor Gitano, convocante de la protesta, aseguran que los informes en que se basa la retirada de custodia son “falsos”. Hablan, también, de “interés económico”. “Dan alrededor de 3.000 euros por niño en un centro de protección de menores”, ha señalado José Maldonado, presidente de dicha organización.