Dos roturas en la red de suministro de agua han dejado sin este servicio a alrededor de un millar de vecinos de la capital jiennense este fin de semana. La primera vez fue el viernes, cuando se rompió una tubería de uralita por la presión de las raíces de un árbol. El domingo de madrugada se rompió otra de 250 milímetros que discurre unos metros más abajo.

Según el concejal de Mantenimiento Urbano, Mercados y Centro Especial de Empleo, Juan José Jódar, cuando se rompe una conducción como ocurrió el viernes, “se empapa el terreno y es el mismo exceso de peso” el que hace que se produzca una nueva rotura, que en este caso ha afectado a vecinos del Polígono del Valle.

Después de casi diez horas sin servicio, Aqualia ha podido restablecer el servicio este lunes por la mañana; los técnicos han estado trabajando toda la noche para poner en marcha un “bypass” que ha permitido reducir al mínimo las zonas afectadas sin suministro, de manera que gracias a esto sólo se han visto afectados los domicilios que están en un radio de 500 metros de la avería.

“Hemos conseguido parar casi de inmediato el problema, a las 3.30 de la mañana ya estamos haciendo los empalmes necesarios. Ahora hay que ver como se comporta la abrazadera multi-tramos”, ha señalado el concejal, consciente de las molestias que provocan estas averías a los vecinos. “Esperemos que no tengamos que lamentar ningún otro percance de este tipo”, ha concluido.