La Policía Nacional de Jaén ha detenido a un hombre y dos mujeres por hacerse pasar por otras personas para contratar líneas telefónicas y adquirir los terminales de última generación. Hasta la fecha constan como perjudicadas dos personas y diferentes compañías telefónicas. El denunciante llegó a tener una deuda de 1.689 euros.

Según fuentes policiales, a principios de año, un vecino de la capital denunció la presunta usurpación de su estado civil en la contratación de servicios con una empresa de telefonía. Esta le reclamaba un importe de 100 euros, por lo que contactó con la compañía, desde donde le informaron de la creación de varías líneas  de móviles y la adquisición de dos teléfonos móviles de última generación; sin embargo, nunca realizó estas operaciones ni recibió los dispositivos.

 

Tras realizar gestiones a través de las compañías telefónicas, los investigadores pudieron averiguar que los terminales se entregaron mediante paquetería y fueron recogidos en mano. Tras meses de pesquisas, identificaron a los estafadores, que se hacían con la identidad de las víctimas sustrayendo la correspondencia que las entidades financieras les enviaban. Se trataba de tres vecinos de la capital con antecedentes por diferentes hechos.

 

Estas personas formaban un grupo en el que cada uno de ellos actuaba con un rol específico, ya que una vez que se hacían con los datos personales de algún ciudadano, realizaban contratos fraudulentos a nombre de sus víctimas con diferentes operadoras de telefonía móvil, beneficiándose de los terminales u otros dispositivos tecnológicos, así como las víctimas no tenían conocimiento de que su identidad había sido usurpada ya que no recibían correspondencia en su domicilio.