La Policía Nacional ha detenido a un joven de 20 años por espiar a su novia a través de una aplicación móvil. La chica lo denunció después de sospechar que la controlaba de algún modo, ya que sabía dónde estaba en todo momento y conocía situaciones que ella vivía sin que llegara a contárselas. Ella había llegado a recriminarle muchas veces que estaba invadiendo su intimidad y había amenazado con dejarle, pero finalmente él siempre la convencía para continuar la relación. Sin embargo, el control estaba provocando un gran “desgaste psicológico” en la joven.

Por eso, acudió a la Policía, que abrió una investigación y comprobó que efectivamente sus sospechas eran ciertas. El chico la espiaba a través de un teléfono móvil que le había regalado después de instalarle una aplicación que le permitía acceder a las conversaciones de Whatsapp, otras redes sociales, datos bancarios, etc. Además, con este programa (difícil de detectar) podía encender la cámara y el micrófono para ver y escuchar lo que había alrededor del dispositivo.

La Policía ha detenido al joven y lo ha puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Jaén, que lo ha dejado en libertad con cargos. Está acusado de un delito contra la intimidad de las personas y otro de violencia de género. La investigación continúa abierta.