La conservación de carreteras en la zona sureste de Jaén alcanza una inversión anual de la Junta de más de 1,9 millones

Valdivielso valora los trabajos que se llevan a cabo para mejorar lagestión del tráfico y potenciar la seguridad y comodidad de los usuarios

La conservación de carreteras de titularidad autonómica en la zona sureste de la provincia jiennense alcanza una inversión anual de la Consejería de Fomento y Vivienda de más de 1,9 millones de euros. Así lo ha puesto de relieve esta mañana el delegado territorial, Rafael Valdivielso, en el transcurso de una visita a las instalaciones del Centro de Conservación ubicado en Peal de Becerro junto a la alcaldesa, Ana Dolores Rubia. “Consideramos fundamental estas tareas de conservación de la red viaria, porque con ellas evitamos la degradación del dominio público viario, se mejora la gestión del tráfico y se potencia la seguridad y comodidad de los usuarios”, ha resaltado Valdivielso, que ha incidido en el importante volumen de tráfico que se registra en esta zona al ser una de las entradas al Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas.

Junto a las actuaciones incluidas en el contrato de servicios de conservación (operaciones de gestión y vialidad y de mantenimiento y mejora), que cuenta con un presupuesto bianual de 2,2 millones de euros para la zona sureste, se unen otras que se llevan a cabo puntualmente y que este año rondan las 350 con una inversión de 820.000 euros.

“Un capítulo destacado merece el Plan de Vialidad Invernal, que se pone en marcha a partir de noviembre con el objetivo de garantizar la correcta funcionalidad de las carreteras, así como su seguridad vial ante condiciones adversas debido a las inclemencias meteorológicas por la existencia de nieve, hielo, lluvia y fuertes”, ha resaltado el delegado. Los puntos más problemáticos, a este respecto, en la zona son la A-315 (Torreperogil, Peal de Becerro, Quesada, Huesa y Pozo Alcón), la A-319 (Puerto de las Palomas), la A-326 (Pozo Alcón-embalse de La Bolera), y la A-6206 (Puerto de Tíscar).

La zona sureste de Jaén comprende un total de 298,01 kilómetros de carreteras de la red autonómica, incluyendo la A-315 (desde la N-322 en Torreperogil hasta el límite con Granada por Quesada y Huesa); la A-319 (desde la rotonda de la A-315 en Peal de Becerro hasta el kilómetro 53,200 de la A-319 en Coto Ríos por Cazorla); la A-322 (desde Jódar hasta Cazorla por el cruce de Huesa y el polígono de Quesada); la A-326 (desde Pozo Alcón hasta el límite con Granada por el pantano de La Bolera); la A-6105 (desde la A-401 en la Estación de Jódar hasta la A-315 en Peal de Becerro); la A-6204 (desde Villacarrillo hasta Cazorla por Mogón y Santo Tomé); la A-6206 (desde la A-315 en Quesada hasta el kilómetro 64,500 de la A-315 en Pozo Alcón); la A-6207 (desde el kilómetro 0,934 de la A-319 en Peal de Becerro hasta Santo Tomé); la antigua J-312 (travesía de Torreperogil); la antigua J-314 (travesía de Torreperogil) y la antigua N-322 (travesía de Villacarrillo). Los términos municipales afectados son 15, con una población que asciende a unos 111.000 habitantes, a los que se deben sumar los que transitan por la zona por ser la entrada al parque natural.

Personal

El Centro de Conservación de Carreteras de Peal de Becerro dispone de 16 personas trabajando de forma directa en él, incluyendo administrativos, técnicos y diferentes operarios. Forman retenes que garantizan las 24 horas del día, todos los días del año, la disponibilidad de medios frente a cualquier incidencia. A éstos habría que sumar otros profesionales para operaciones de mantenimiento y mejora, así como en la vialidad invernal, que pueden llegar puntualmente hasta 30 personas.