En esta intervención han colaborado estrechamente la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento para posibilitar que este espacio sea un nuevo recurso turístico ofertado por Úbeda

Esta mañana, la alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, ha inaugurado en compañía del consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, y el presidente de la  Diputación Provincial de Jaén, Francisco Reyes, la segunda fase de la rehabilitación de las Antiguas Carnicerías  y Torre del Reloj.

La alcaldesa de Úbeda ha manifestado su alegría por la inauguración de la segunda fase rehabilitada y adaptada de las Antiguas Carnicerías y Torre del Reloj para uso turístico. “Una ciudad Patrimonio de la Humanidad tiene que hacer del turismo un puntal importante de su economía y su desarrollo. Por eso, poner en marcha un nuevo recurso turístico en la ciudad de Úbeda es motivo de satisfacción, ilusión y esperanza en el presente y futuro”, ha resaltado.

Así las cosas, la regidora ubetense ha puesto de manifiesto que esta iniciativa ha sido posible gracias a la estrecha colaboración entre la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Jaén y el Ayuntamiento de Úbeda.

En cuanto a la inversión total, uniendo primera y segunda fase terminada hace unos meses, el montante ha ascendido a 326.112,85 euros, de los cuales 141.750,16 euros (44% de la inversión) han corrido a cargo de la Consejería de Turismo a través de la II Anualidad de las ITS, 109.345, 65 euros (33% de la inversión) fueron financiados por la Diputación Provincial de Jaén (65.312,84 euros de los Planes Provinciales de 2013 y 44.032,81 euros del convenio de colaboración de 2015) y, por último, 75.017,04 euros (23% de la inversión) de los presupuestos municipales entre 2013 y 2017.

ACTUACIONES ACOMETIDAS

Antes de hablar de las actuaciones realizadas en este emblemático edificio, situado en el corazón de la ciudad de Los Cerros, Antonia Olivares ha recordado que la Torre del Reloj (ss. XIII-XVI) se alza sobre un antiguo torreón de la muralla recrecido y coronado en el siglo XVI con un campanario renacentista y que el edificio de las Antiguas Carnicerías está catalogado en grado 3º, según el Plan Especial de Protección del Centro Histórico de Úbeda, y fue levantado en 1855 para sustituir a uno anterior.

Dicho esto, Olivares ha resaltado que en el edificio de las Antiguas Carnicerías se ha recuperado el volumen de la cubierta original del antiguo edificio, demoliendo el ático retranqueado y respetando los metros y las alturas originales. En la sala de usos múltiples y la escalera se ha descubierto el paño de muralla al que se adosa la edificación, dando importancia a ambos espacios que sirven de elementos integradores.

En cuanto a la torre, la intervención ha sido en la parte interior, como ha descrito la regidora de la localidad, sustituyendo la escalera que lleva al campanario, por otra de desarrollo más cómodo y seguro, de tramos similares. También se ha realizado una limpieza de los paramentos y rejuntado de la mampostería.

Por otro lado, el tramo de muralla sobre el que se ha actuado, comprende el lienzo de muralla L8 hasta su encuentro con el torreón T7. Las coronaciones de la muralla se han tratado para evitar que las aguas de lluvia sigan filtrándose en el lienzo de muralla, realizándose una repavimentación del adarve y canalización de las aguas de lluvia, colocación de solería de piedra viva.

Como ha destacado la alcaldesa, en los tres elementos se ha sustituido toda la instalación eléctrica, la iluminación y la señalización. Además, se ha dispuesto una red de telecomunicaciones, adaptada a las nuevas demandas del uso y se ha dado cumplimiento a la normativa vigente contra incendios, ruido o aislamiento, adoptando las disposiciones constructivas que garanticen la durabilidad y conservación del mismo. También se ha sustituido la carpintería exterior e interior y se ha dispuesto de un sistema de calefacción y climatización apropiadas.

La intervención, además, ha contemplado las actuaciones relativas a la instalación de imagen y sonido, de un bucle magnético para personas con discapacidad auditiva, el diseño de la imagen y decoración interior, la cartelería y el mobiliario del nuevo edificio de uso turístico.

RETOS LOGRADOS

Como ha continuado expresando la alcaldesa de la localidad, lo más importante de la obra y de este espacio patrimonial, es que se convertirá en un nuevo recurso turístico que se suma a la oferta de la que dispone la ciudad de Úbeda. “La visita al torreón se hará posible y se podrá disfrutar de esas magníficas vistas, que para muchos son desconocidas”, ha concretado.

Al hilo de este tema, Olivares ha recordado que este año también se ponía en valor como nuevo recurso turístico el Centro de Interpretación de Andrés de Vandelvira, en los sótanos del Palacio Vázquez de Molina, arquitecto muy influyente en el patrimonio de la localidad ubetense.

Por otro lado, la alcaldesa también ha recordado que se ha completado la función de esta oficina de turismo. Antes, ha recordado la alcaldesa, era sólo municipal y tan sólo hace unos meses se produjo la fusión entre la oficina municipal de Turismo y la oficina de la Junta de Andalucía de Turismo, que está permitiendo un mejor servicio al turista y una mejor optimización de los recursos.

RESEÑA HISTÓRICA

Úbeda fue amurallada por vez primera bajo el emirato de Abd al-Rahman II en el siglo IX. Las murallas fueron realizadas en piedra, presentando una gran cantidad de  torreones defensivos, desarrollándose diversas puertas de acceso a la ciudad.

Tras la conquista cristiana, la muralla fue restaurada y se abrieron nuevas puertas. Úbeda contaba con un poderoso alcázar que fue demolido en 1507 por Isabel la Católica con el objeto de evitar las disputas entre la nobleza ubetense.

1.- Torre del Reloj. Originalmente, era un torreón perteneciente a la muralla medieval, construido en el siglo XIII y que defendía la transitada Puerta de Toledo. Fue en 1562 cuando la Torre del Reloj se convirtió en la guardiana de la Puerta de Toledo. Las obras de cantería para reformar el viejo torreón fueron llevadas a cabo por Luis de Toral, siendo más que plausible la intervención de Andrés de Vandelvira, e interviniendo también Pedro de Mazueca.

En 1575 se decidió adaptar la torre para albergar un reloj y un campanario, por lo que se añade el segundo cuerpo, donde se encuentra la maquinaria y un templete ochavado para el campanario del reloj.

La torre es un gran cubo que alberga en su parte inferior una hornacina con la imagen de nuestra señora de los remedios (actualmente es una réplica dado que la original se encuentra en la Sala de Comisiones del Ayuntamiento).

En la parte superior aparece la esfera del reloj, enmarcada por pilastras y decorada con motivos renacentistas, con las armas de la ciudad y el escudo de los Austrias.

La torre se remata con un templete octogonal, formado por arcos de medio punto en sus lados mayores y vanos adintelados en los menores, y decorado en las esquinas con grandes floreros.

Parece ser que, el reloj original fue traído de la desaparecida Torre de Santa María, según Martínez Elvira, el artífice pudo ser Juan Álvarez de Molina. La maquinaria restaurada durante este año 2017, fue puesta en 1858. En cuanto a la campana es del artista Juan Vélez.

En 1973 la torre se restaura por designio de la Dirección General de Bellas Artes.

 

2.- Antiguas carnicerías. Adosado a la torre del reloj nos encontramos con las antiguas carnicerías, edificio levantado en 1855, en este lugar, se sacrificaban reses para ser más tardes arrastradas por la calle.

Su fachada presenta dos cuerpos: el primero está recorrido por una arcada de medio punto enmarcada por una moldura que cobija ventanas y el segundo por vanos adintelados, decorado con molduras y jarrones.