Se incluyen en el programa de la CHG para mejorar la capacidad de desagüe de ríos y arroyos de la cuenca

La subdelegada del Gobierno, Francisca Molina, ha visitado hoy las obras que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir está realizando en el arroyo de la Pontanilla, junto al núcleo urbano de Begíjar, para garantizar una eficiente evacuación del agua y evitar el riesgo de futuras inundaciones en el municipio.

Molina, acompañada por el alcalde de Begíjar, Damián Martínez, ha recorrido el lugar, donde ha recibido las explicaciones del ingeniero jefe de la CHG, José Martín, sobre los pormenores de la actuación, que se enmarca en el programa de obras de emergencia que el organismo de cuenca lleva a cabo para la mejora de la capacidad de desagüe de cauces en ríos y arroyos de la cuenca del Guadalquivir.

En el caso del arroyo de la Pontanilla, los trabajos están consistiendo por un lado en la eliminación de la gran cantidad de vegetación que obstruye el cauce y la retirada de los sedimentos que se acumulan en el mismo, además de la ejecución de distintas obras para fijar el lecho del arroyo y frenar el proceso de erosión que ocasiona el empuje del agua y la fuerza de los acarreos que arrastra en momentos de riada.

De acuerdo con el proyecto, la actuación consiste en  la construcción de unas cadenas fluviales mediante escollera de más de una tonelada de peso, que reducirán la velocidad del agua y retendrán los sedimentos. También aguas abajo del encauzamiento del arroyo, donde la erosión ha causado ya un salto de unos 4 metros de altura y está afectando a las márgenes,  con deslizamientos y desplome de taludes, se va a construir un cuenco amortiguador que disminuye la fuerza del agua. La obra concluirá con el revestimiento de la sección completa del cauce mediante escollera.