Ferias Jaén cerró 2015 con un superávit de 62.000 euros y casi 220.000 visitantes en los 270 eventos celebrados en el Recinto Provincial de Ferias y Congresos, lo que supone siete más que los desarrollados en el año anterior (269).

Así lo ha señalado en una entrevista con Europa Press el presidente del consejo de administración de la citada entidad, Ángel Vera, quien ha precisado que de esas citas, 16 fueron “de relevancia”, mientras que el resto fueron jornadas, seminarios, congresos y eventos de otro tipo. Ha apuntado que la cifra de “grandes ferias” que se suele manejar cada año ronda la quincena y se volverá a repetir en este 2016. No obstante, podría aumentar si se incluyen algunas novedades en las que se está trabajando, aunque está por ver aún “si da tiempo” a recogerlas en este calendario o será ya en el del próximo ejercicio.

Con respecto a los visitantes, fueron casi 220.000, lo que significa un 39 por ciento más que en 2014, cuando hubo 158.000. El aumento también es significativo (66.000 personas más) si se tiene en cuenta 2013, cuando, al igual que en 2015, tuvo lugar Expoliva, la principal feria que organiza Ifeja. Ha habido, por tanto, un “avance muy considerable”, al que se une otro dato del que Vera se ha mostrado especialmente orgulloso: el incremento de empresas y entidades que trabajan con la Institución Ferial, que subieron “un 53,7 por ciento” al pasar de las 937 en 2014 a las 1.441 del año pasado. “Otro indicativo más de que esta provincia empieza a salir de la crisis y que otros sectores empiezan a emerger y utilizan a Ifeja como mecanismo para darse a conocer.

La verdad es que son muy buenas noticias que hacen ser optimistas de cara al futuro y plantear también nuevos retos”, ha destacado. A ello también contribuye que la situación económica “está saneada” y lleva dos años con “superávit”. En el último, ha sido de 62.000 euros una vez quitados impuestos y hecha, además, la “amortización de una serie de préstamos”. Al hilo, ha afirmado que “los beneficios reales rondaban los 300 y pico mil euros”, pero se decidió saldar o rebajar esos créditos. “Lo hemos conseguido porque con la crisis nos hemos acostumbrado, por decirlo de alguna manera, a una economía de guerra.

Y esa mentalidad creo que ha calado en todos los sectores y también en Ifeja en base a intentar reducir lo posible, pero teniendo claro que no se puede renunciar a la calidad. Si no hacemos eventos de calidad al final nos estamos matando solos”, ha dicho no sin reconocer la labor que realiza la plantilla formada por 17 empleados. Influencia de expoliva Junto a esa calidad irrenunciable, Vera ha apuntado, entre otros retos, al que supone “empezar a vivir sin estar tan influenciado por Expoliva en cuanto a los números económicamente hablando”, ya que “llega a suponer cifras del 40 por ciento” en los ingresos totales del año que se celebra. Se repitió, por ejemplo, en su última edición, en 2015: de los casi 2,5 millones de ingresos, más de 1,1 millones correspondieron a esta feria, lo que también explica la diferencia con respecto a 2014, cuando los ingresos fueron de 1,8 millones de euros. Por ello, ha abogado por hacer “un esfuerzo mayor” para que el resto de las ferias “sean tan rentables como para no depender tanto” de la que es la principal cita en el mundo relacionada con el olivar y el aceite de oliva.

“Nada se acerca a Expoliva. Por eso, tantos países nos miran y quieren contar con nosotros para que los asesoremos”, ha comentado sobre una feria que en 2015 logró “los mejores resultados de su historia”: más de 340 expositores, más de 31.000 metros cuadrados ocupados y casi 50.000 visitantes.