El famoso juez de menores de Granada puso en valor durante su intervención el “ser de pueblo” y “condenó” a los vecinos y vecinas presentes que pasaran unas felices fiestas

Las fiestas de Arbuniel arrancaron el jueves de una forma muy especial, con el pregón del conocido juez de menores de Granada, Emilio Calatayud. El magistrado, que es una persona muy cercana y habló amigablemente con todas las personas que se le acercaron, realizó un pregón sencillo en el que puso en valor ser de pueblo. Contó a los presentes que es de Ciudad Real pero que vive en el barrio del Albaicín de Granada y que veranea en una pequeña localidad, en Daimiel. Como no podía ser de otra forma habló de la educación de los hijos e hijas y de Arbuniel, de donde dijo iba a pedir la nacionalidad. Durante todo su pregón, en el que utilizó un lenguaje judicial realizando símiles, agradeció la invitación a Arbuniel y las palabras que Patricia Espinosa había dicho en la presentación sobre él. Terminó su pregón como lo inició “condenando” a los vecinos y vecinas a disfrutar “y al que desobedezca, lo encierro” aseguró. Como agradecimiento por su pregón, el alcalde de Cambil-Arbuniel, Miguel Ángel García, le entregó aceite de oliva virgen extra de la localidad y una placa.
Las fiestas continuaron con la degustación de alpargatas de jamón, la elección de miss y míster tercera edad, la exposición de los talleres Pintando en Mágina organizada por Teresa Almagro, la coronación de la reina de las fiestas. El viernes se celebraron diversas actividades como una cucaña, un campeonato de pádel, el gran prix o las feria de día. Hoy sábado se degustarán pollos asados, actuará el coro de la localidad Canta’ Agua, continuarán las pruebas del Gran Prix, se toreará la vaquilla y actuará el grupo Decai. Y el domingo, habrá una misa y procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno, patrón de la localidad, acompañado de la Agrupación Musical del mismo nombre, teatro infantil, el concierto de Laura María Laurrea de “Se llama copla” y un espectáculo piro-musical