El subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, ha asegurado que la Administración del Estado está preparada para actuar dentro de sus competencias y facilitar una solución al conflicto surgido en Espeluy a consecuencia de la irregular gestión administrativa, que ha motivado protestas de los vecinos y un encierro en el Ayuntamiento.

Juan Lillo ha recordado que la Subdelegación del Gobierno sólo puede intervenir en este asunto si se determina que se están produciendo faltas muy graves en la gestión del municipio, mientras que las leves y las graves las habrían de resolver  la Diputación Provincial y la Junta de Andalucía, respectivamente.

El desacuerdo latente entre el alcalde y el secretario del Ayuntamiento está en el origen del problema, que ha terminado por causar una deficiente  gestión administrativa en los últimos años y el incumplimiento desde el año 2009 de la obligación de presentar las cuentas municipales de cada ejercicio. Esta irregularidad ha obligado al Ministerio de Hacienda a bloquear las cantidades que  corresponden al municipio por el PIE (Participación en los Ingresos del Estado), como determina la Ley.

El subdelegado del Gobierno ha deslindado el actual conflicto vecinal con las consecuencias de la gestión municipal; no obstante ha afirmado que las cantidades que corresponden a Espeluy por el PIE sólo se encuentran retenidas y  que serán ingresadas a las arcas municipales una vez que el Ayuntamiento se  ponga al día en la obligación de presentar sus cuentas oficiales.

Los vecinos han hecho entrega al subdelegado del Gobierno de un dossier con los problemas que, a su entender, se están produciendo. Una vez registrado el escrito, ha sido trasladado al alcalde de la población para que tenga constancia oficial de su contenido y actúe en consecuencia.

Aunque Juan Lillo teme que el conflicto pueda alargarse, al encontrarse en el ámbito judicial algunas denuncias que se han presentado entre sus protagonistas, espera que el problema pueda aclararse lo antes posible, para evitar mayores perjuicios al vecindario. No obstante, y mientras se aclara la situación, el subdelegado ha dado instrucciones de una mayor vigilancia en el municipio por parte de la Guardia Civil para evitar posibles alteraciones del orden público, si bien los representantes vecinales han asegurado en esta reunión que todas las acciones de protesta mantendrán, como hasta el momento, una actitud pacífica.