La Administración provincial destina más de 130.000 euros para adecuar esta infraestructura que se ha visto afectada por las últimas lluvias

Las abundantes lluvias que se han registrado en las últimas semanas en casi toda la provincia jiennense han afectado a la seguridad de algunas infraestructuras, entre ellas el puente que está ubicado en el kilómetro 2,4 de la carretera JA-6107 y que comunica el Puente de la Cerrada y la población ubetense de San Miguel. Para solventar este problema, la Diputación Provincial ha iniciado unas obras de emergencia a las que ha destinado más de 130.000 euros.

El diputado de Infraestructuras Municipales, José Castro, ha visitado esta mañana junto al concejal de Mantenimiento de Infraestructuras de Úbeda, Jerónimo García, esta intervención que “iniciamos el pasado día 19 como consecuencia de las fuertes precipitaciones que han atravesado toda la provincia en general, pero en particular esta zona, donde hay que tener en cuenta que han caído casi 300 litros por metro cuadrado”.

Este puente “se encuentra sobre un arroyo, el Armíndez, que es muy complicado porque ocupa gran parte de la cuenca y el pasado 11 de abril tuvo serios problemas tanto en la calzada, en lo que es el tablero, como en todos los elementos que suponen el sustento del puente”, según detalla Castro.

A raíz de todo lo ocurrido, el responsable de Infraestructuras Municipales de la Diputación explica que “hemos comenzado una obra de emergencia que tiene un importe de algo más de 130.000 euros y un plazo legal de ejecución de dos meses, aunque según la empresa adjudicataria y los propios técnicos de la Diputación, si el tiempo no lo impide, en poco menos de un mes podremos haber ejecutado esta actuación en el puente”.

Esta intervención, como subraya José Castro, “tiene un impacto muy importante en el tránsito de vehículos industriales y también de vehículos de tipo agrícola, aparte de que beneficiará a las propias personas que viven en esta zona, puesto que de no hacer esta obra de forma rápida podríamos dar lugar a que estos vecinos hagan distancias incluso superiores a los 60 kilómetros por la vuelta que tienen que dar”. Por todo ello, concluye el diputado de Infraestructuras Municipales, “nuestro objetivo es cumplir los plazos en el menor tiempo posible para que en unas semanas, a mitad de mayo como mucho, esté acabada la obra”.