La Guardia Civil ha detenido a una vecina de Pozo Alcón, de 28 años, como presunta autora de un delito de hurto. Se le acusa de apostarse en las proximidades de las sucursales bancarias del municipio para detectar alguna persona mayor y vulnerable que acudía para retirar su pensión.

Localizada la víctima, la detenida realizaba un seguimiento hasta que la persona mayor efectuaba alguna compra y necesitaba ayuda. La joven detenida se prestaba a ayudarla y, según informa la Guardia Civil, con abrazos y muestras de cariño, sustraía el dinero que portaba la persona mayor.

Se da la circunstancia que en la misma localidad, con fecha 12 de agosto, la Guardia Civil detuvo a otra vecina de Pozo Alcón, de 53 años, madre de la joven ahora detenida, por los mismos hechos cometidos a otro octogenario, al cual sustrajo 700 euros en metálico.