El Complejo Hospitalario de Jaén ha publicado su segundo libro de cuentos para los pacientes infantiles ingresados en su servicio de Pediatría, donde podrán leer los relatos redactados por otros menores, que ha recopilado y editado el profesor jiennense jubilado Antonio Ruiz durante su etapa docente.

Los ejemplares de la nueva entrega de esta publicación pedagógica, al igual que ocurrió con los de la primera, serán regalados a los usuarios del Hospital Materno-Infantil, al tiempo que estarán disponibles en el aula de enseñanza compensatoria de este centro del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Esta nueva obra literaria consta también de dos partes, según ha informado este lunes el complejo. En una se recogen 30 cuentos y la otra se ofrecen actividades didácticas relacionadas con cada relato, como el coloreado de dibujos o pasatiempos.

Antonio Ruiz, que tiene 78 años y es natural de la localidad jiennense de Bedmar, ha elaborado estos dos libros de forma altruista. El prólogo en esta ocasión es de Matías Gómez, subdirector económico-administrativo del Complejo Hospitalario de Jaén.

La edición de este libro es una de las medidas destinadas a que los pacientes infantiles hospitalizados y sus familiares cuenten con una variada oferta formativa y lúdica en el hospital público de la capital jiennense. Entre ellas, también se encuentran numerosas fiestas, como la de fin del curso, la de Navidad, Reyes Magos, Carnaval, el Día de la Paz, Día del Niño y el de Andalucía, que incluyen diferentes actividades y espectáculos teatrales, musicales, magia o con payasos.

La atención educativa de los menores ingresados en los centros sanitarios es una de las medidas contempladas en el Decreto de Atención Integral al Niño Hospitalizado, que establece el derecho de los menores a recibir una atención adaptada a sus características y necesidades.

El aula de enseñanza compensatoria del Complejo Hospitalario de Jaén forma cada curso escolar a los menores ingresados en sus respectivos niveles de enseñanza. Los pacientes infantiles disponen de espacios educativos y lúdicos propios dentro de las plantas de Pediatría y pueden tener acompañamiento familiar durante las 24 horas del día.(Europa Press)