La Diputación y la Interprofesional del Aceite de Oliva de España colaboran en este taller celebrado en Nueva York con la participación de cerca de 150 profesionales de la cocina

La Diputación de Jaén está trabajando junto a la Interprofesional del Aceite de Oliva de España para dar a conocer los efectos beneficiosos del consumo de este producto entre restauradores, profesionales de la gastronomía y médicos estadounidenses. En esta línea, han participado en la celebración de un taller titulado “Dieta Mediterránea, cocina sostenible: de la huerta a tu mesa”, celebrado en Nueva York con la asistencia de cerca de 150 profesionales de la restauración, una acción que se enmarca en la colaboración que ambas entidades iniciaron el pasado mes de febrero y en la que han tenido un especial protagonismo los aceites Jaén Selección 2017.

El presidente de la Diputación Provincial de Jaén, Francisco Reyes, destaca de este evento que “el aceite de Jaén y los Jaén Selección han vuelto a ser protagonistas en Estados Unidos, en este caso en un nuevo congreso de restauradores y profesionales de la gastronomía, en el que también toman parte dietistas y nutricionistas”. Esta cita, como recuerda Reyes, “se cerró hace algunos meses en San Francisco fruto del convenio con la Interprofesional del Aceite de Oliva, con el que seguimos poniendo en valor este producto y lo que supone desde el punto de vista de la gastronomía y la salud”.

Al respecto, apunta que “conferencias educativas como la desarrollada en los Estados Unidos sirven para introducir a médicos, profesionales sanitarios, cocineros y nuevos consumidores en estilos de vida y alternativas de alimentación más saludables”. En este sentido, el presidente de la Diputación subraya que “para la provincia de Jaén, que es la mayor productora a nivel mundial de aceites de oliva de calidad, con los Jaén Selección a la cabeza, es una oportunidad para conquistar nuevos mercados a través de una estrategia promocional que aúne las cualidades culinarias del aceite de oliva con la evidencia científicamente disponible”. “Sabor y salud son, sin duda, las mejores credenciales para acceder y transformar hábitos de consumo en cocinas y mesas por todo el mundo”, apostilla Francisco Reyes, quien concluye asegurando que “no podemos bajar la guardia y tenemos que ser capaces de aprovechar cualquier oportunidad que se nos presente allá donde sea”.

Este taller sobre cocina saludable se enmarca en la quinta Cumbre de Liderazgo Menus of Change que se está celebrando esta semana en el campus neoyorkino del The Culinary Institute of America, que junto a la Harvard T.H. Chan School of Public Health impulsó hace cinco años la iniciativa Menus of Change, con la que tratan de trasladar al sector de la restauración las oportunidades de negocio y los argumentos científicos que justifican la adopción de un enfoque más saludable y sostenible a la hora de planificar sus menús, sin que por ello sean menos atractivos para el consumidor. Su objetivo es impulsar la innovación en los menús y a la vez nuevos modelos de negocio que, a su vez, ayuden en la batalla que la sociedad norteamericana lleva tiempo librando contra la epidemia de obesidad y otras enfermedades crónicas relacionadas con la dieta.

En esta línea, Menus of Change ofrece estrategias para hacer todo esto compatible con la innovación en la cocina y con sostenibilidad económica de este sector, partiendo de la base de que en la actualidad los consumidores quieren saber lo que comen y exigen responsabilidad medioambiental a aquellos que producen y elaboran su comida. Si hay un modelo dietético que pueda dar respuesta a todas esas inquietudes y necesidades del sector de la restauración norteamericana, ese es el basado en la Dieta Mediterránea. Así ha quedado de manifiesto en esta quinta Cumbre de Liderazgo Menus of Change y en el taller “Dieta Mediterránea, cocina sostenible: de la huerta a tu mesa”, moderado por la escritora y periodista Carolyn O´Neil, que lleva años informando sobre nutrición y alimentación en medios como CNN o el diario Atlanta Journal-Constitution, y que ha contado con la participación del doctor Ramón Estruch y del prestigioso chef Ed Brown, que en sus demostraciones culinarias ha utilizado los aceites Jaén Selección 2017.

Ramón Estruch, coordinador del Estudio PREDIMED, ha hecho un repaso por las numerosas evidencias científicas que certifican que es una de las dietas más saludables que existe. De hecho, el estudio que ha dirigido ha demostrado que la Dieta Mediterránea, rica en aceite de oliva virgen extra, reduce el riesgo de padecer un accidente cardiovascular en hasta en un 30% y la diabetes en un 40%. Es más, esa dieta ayudó a los individuos que participaron en este estudio a lo largo de los años a controlar su peso, como se puso de manifiesto en un artículo publicado en 2016 en la prestigiosa revista The Lancet Diabetes & Endocrinology.

Además, la Dieta Mediterránea no solo es la más saludable, también es una de las más sostenibles ya que es la que pone mayor énfasis en las proteínas vegetales y en las frutas y verduras de estación, cuya producción es mucho más respetuosa con el medio ambiente que la de carne. Y, por supuesto, es también la más variada y sabrosa, como han podido comprobar los profesionales del sector que siguieron la clase magistral del reconocido chef Ed Brown, consultor del primer grupo de servicios de alimentación de Estados Unidos, Restaurant Associates, que opera en más de 100 instituciones y empresas de país. Ed Brown ha elaborado dos recetas en las que la verdura, el pescado azul y los aceites de oliva virgen extra brillaron potenciando sabores y convirtiendo texturas en un viaje sensorial made in Spain.

Sobre estas actividades, el presidente de la Interprofesional del Aceite de Oliva de España, Pedro Barato, recuerda que esta participación se enmarca en una serie de iniciativas que esta entidad está llevando a cabo con destino al sector de la restauración: «Los cocineros son nuestros mejores embajadores. Ellos y el sector de la restauración tienen una fabulosa capacidad para generar tendencias y modas que, en el caso de Estados Unidos, se transmiten con rapidez a todos los rincones del planeta”. Esa es la razón, según Barato, “de que estemos en Nueva York, porque queremos que conozcan mejor los aceites de oliva y que conozcan sus virtudes saludables”.