La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) prevé mantener “de forma inmediata” una reunión con vecinos de Jaén para informar técnicamente sobre las alegaciones planteadas al mapa de riesgo y peligrosidad de inundaciones en los entornos de la capital y los criterios seguidos en su resolución.

Así lo ha señalado este lunes el ingeniero jefe del organismo de cuenca en la provincia, José Martín, a preguntas de los periodistas sobre el citado documento. Se presentó en octubre de 2014 e identificaba siete áreas de riesgo potencial significativo de inundación a lo largo varios tramos de los de los ríos Quiebrajano, Guadalbullón y Eliche que sumaban 44 kilómetros en los términos de Jaén (31,09 kilómetros), Los Villares (2,62) y La Guardia de Jaén (10,4).

“Se hicieron los estudios, se hicieron las alegaciones y ahora mismo por parte del Ayuntamiento se nos ha pedido una reunión para informar ya en detalle de estas cuestiones”, ha comentado. Martín ha explicado que la intención es mantenerla “de forma inmediata”, y ello pese a que a nadie escapan “los problemas que tenemos por cambio de legislatura”.
Sería, según ha agregado, un encuentro similar al celebrado en el teatro Darymelia en diciembre de 2014 con vecinos afectados de las denominadas zonas de Los Puentes de la capital; el objetivo es que desde la CHG se pueda “contestar técnicamente y en detalle” cómo se han resuelto las alegaciones, así como los criterios seguidos para ello.

“El trabajo está muy adelantado, está prácticamente terminado”, ha manifestado el ingeniero jefe, quien ha precisado que “un equipo técnico específico” se ha encargado de fijar esos criterios, al tiempo que ha apuntado que “en la nueva legislatura presentaremos nuestras conclusiones”.

El mapa de riesgos y peligrosidad de inundación de los entornos de Jaén cifraba en alrededor de 1.000 viviendas las que se ubican en el periodo de retorno de 100 años en diversos tramos de los ríos Quiebrajano, Guadalbullón y Eliche, según se puso de relieve en su presentación hace más de un año. Se matizó, no obstante, que habría que analizar cada situación para intentar arbitrar medidas que permitieran su salvaguarda. Se dejó claro, en cualquier caso, que las que no podrían ser susceptibles de regularización serán las que se ubiquen en Dominio Público Hidráulico, cuyo número no se precisó entonces.