Cuando se acercan estos días, en Villanueva de la Reina, se prepara un grupo de personas mayores para cantar Mononas en el puente de la Inmaculada.

Ya es tradición que se acerquen a la residencia de ancianos y salgan por la calle anunciando que se acerca la Navidad, un hecho que se sucedía años atrás.

Afortunadamente, todavía este grupo mantiene viva esa tradición, porque el resto de villanoveros se limitan a participar en el certamen que organiza el consistorio.

La monona es una copla popular de Villanueva de la Reina que se canta durante las fiestas navideñas, acompañada por la zambomba, el pandero, el almirer, la botella de anís y la guitarra, como última incorporación musical.

No existe un antecedente histórico conocido de la monona, aunque parece que nació al calor de la hoguera de los cortijos, donde se cobijaban las cuadrillas durante la recolección de la aceituna. Era costumbre que una vez acabada la jornada los aceituneros volvieran cantando al cortijo. Ahora bien, el hecho de que coincidía la recolección de la aceituna con las fiestas de Navidad sirvió para encasillarla en esta época. No obstante, de las hogueras pasó a los campos, a las matanzas y a las reuniones familiares.

En cuanto a su etimología, la palabra “monona” deriva del adjetivo “mona”: apelativo cariñoso con que se pone de manifiesto el donaire y la gracia de una mujer joven. Su letra versa sobre el amor, la belleza y con el paso del tiempo han ido añadiéndose los relativos a la Navidad, el amigo y los anecdóticos, entre otros.