Como viene ocurriendo en los últimos años, el municipio de Villanueva de la Reina se convierte en un hervidero de curiosos ante la presencia del grupo Erithacus Sur que procede al anillamiento de los pollos de cigüeñas blancas que han nacido en el situado en el tejado de la iglesia parroquial.

Una iniciativa que potencia el Ayuntamiento de la localidad para favorecer el seguimiento de estas aves y acercarlas a los escolares, que se han acercado a contemplar las labores llevadas a cabo por el personal técnico.

Para acceder al nido hubo que utilizar la grúa de los bomberos, desde donde cogieron los tres pollos y procedieron a su anillamiento ante la expectación de los alumnos de quinto de primaria, testigos de excepción de este acontecimiento.

Los técnicos procedieron a medir sus picos, alas y patas, además de colocarle la anilla, que facilita el estudio de esta especie.

Uno de los pollos tenía una cuerda anudada en una de sus patas, por lo que se procedió a su cura. Asimismo, se informó a los presentes de los problemas que pueden suceder a las cigüeñas si no se resuelve esta incidencia.

Los pollos encontrados en el nido villanovero permanecerán en ese lugar una media de 60 días, aunque los vecinos de la zona manifiestan que muchos años prefieren mantenerse en el tejado de la iglesia gracias a la comida que encuentran y al clima que les acompaña.