Las cuevas de Lituergo, situadas junto al río Guadalquivir, dentro del término municipal de Villanueva de la Reina, sirvió a San Eufrasio, uno de los varones apostólicos, para instalarse en esta zona, objeto de su predicación. De ello se hace eco el Papa San Gregorio VII en su carta al Rey Alfonso VI, donde recoge la fuerza de la predicación y de sus obras evangélicas que quedarán centradas en la Bética y en la jurisdicción cartaginense. Así, menciona a los siete varones apostólicos y los sitúa en los diferentes lugares de predicación. Cuando cita a Eufrasio lo ubica en Iliturgis, aclarando que se encuentra en Lituergo, entre Andújar y Bailén, al igual que hace Menéndez Pidal en su obra “Historia de España”.

Estas cuevas se encuentran vinculadas al periodo alto imperial, ya que la tradición hagiográfica las relaciona con la introducción del cristianismo en la zona a través de San Eufrasio.

Desde el Ayuntamiento de Villanueva de la Reina, consciente de la importancia de este lugar, ha adecentado el acceso, así como las propias oquedades para que puedan ser visitadas por las personas interesadas en su historia Asimismo, se han instalado una serie de paneles informativos.

Además, el consistorio ha financiado un proyecto de investigación que ha llevado a cabo el profesor de la Universidad de Jaén, José Luis Anta y los técnicos de campo, Juan Nicás y Antonio Jesús Cobo, junto a quince estudiantes de Geografía e Historia de la Universidad jaenera, con el que han logrado reconstruir la vida en estas cuevas de Lituergo.

El paraje de las Cuevas de Lituergo está formado por numerosas cuevas excavadas en la roca, que sirvieron de refugio al hombre desde tiempos prehistóricos.