Juan Antonio Peinado Marfíl, un inquieto vecino de Villanueva de la Reina, que se encuentra presente en cualquier acontecimiento que se celebre en la localidad. Siempre lo verás acompañado de su cámara de fotos y la de vídeo, una afición que le reporta excelsos agradecimientos de los artistas que inmortaliza y de todos los villanoveros que a través de las redes sociales se convierten en espectadores de excepción.

Sin embargo, todo ello requiere de una dedicación que tan solo se paga con esa sonrisa de la madre que ha visto una instantánea, de Juan Antonio, que recoge ese paso de baile que en casa le costaba arrancar, pero que en el escenario lo ha hecho, o del villanovero que marchó a Cataluña hace años y rememora recuerdos de su infancia contemplando los pasos procesionales que Peinado cuelga en la red en forma atractiva para deleite del público.

Pero Juan Antonio también se dedica a entresacar las tradiciones de Villanueva de la Reina que oscurecen en olvidados recuerdos de los mayores del lugar. Con su cámara ha congelado en el tiempo toda esa remembranza para los de ahora y, por supuesto, para las generaciones que llegarán y que no tendrán ese punto de apoyo.

Tan solo resta que Juan Antonio se anime y geste una exposición con todo el material que ha ido acopiando de esas antiguas cajas de hojalata, que han servido de almacén fotográfico en muchos de los hogares villanoveros.