La cofradía de la Virgen de la Cabeza, de Villanueva de la Reina, no tenía personal para portar el estandarte en la procesión de la Morenita en el cerro. Es la consecución de lo que viene ocurriendo en los últimos años: la casa de hermandad está completa, los alrededores repletos de villanoveros en tienda de campaña, pero apenas diez personas participaron en la presentación ante la Virgen, algo más en el Rosario y para colmo la mañana de la procesión hubo que pedir colaboración de personas de otro pueblo para llevar el estandarte y las banderas, según señala el párroco de la localidad.

Es una situación que demuestra la soledad de la junta directiva de esta hermandad, que no recibe apoyo en los actos litúrgicos porque tan solo se buscan los festivos, no siendo recompensados por su esfuerzo por organizar esta cofradía y la asistencia de hermanos en la casa del Cerro.

Hay que entender que la romería de la Virgen de la Cabeza es una fiesta con un aumento de seguidores, sobre todo, de jóvenes que aprovechan el fin de semana para compartir momentos con familiares y amigos, pero tampoco estaría de más que en los momentos en los que se recoge la imagen del municipio, como puede ser la presentación ante la Virgen o la propia procesión, se acompañe al evento, tal cual ha venido sucediendo desde tiempo inmemorial, cuando la cofradía villanovera se caracterizaba por sus señas de identidad, su fervor y su alegría manifestada en el paseo de sus gentes, ataviadas de traje corto, por el Santuario.