Montserrat de la Cruz, vecina del municipio de Cazalilla, ha publicado el cuento “¿Quién odia el cole?, una obra centrada en la incorporación de una niña al colegio y se le plantea muchas dudas.

Se trata de un cuento muy dinámico, con rimas y prosa, narrado en primera persona, con un apartado especial al sentido del humor.

La autora señala que la idea le surgió cuando tuvo que enfrentarse su hija al colegio y no encontró el material específico que le motivara o llamara la atención, de ahí que creyó interesante su aportación personal a través del citado cuento, que marca un doble mensaje dirigido a los más pequeños y a los adultos.

“A la hora de desarrollar el cuento siempre pensé en la perspectiva del niño y qué necesitaba a esa edad”, manifiesta Montserrat. “He intentado plasmar valores tan importantes como la amistad, el compañerismo, la confianza y la valentía, entre otros”, añade de la Torre.

Ha incluido en el cuento una importante novedad ya que ha incorporado un código QR que podrá escanearlo las personas sordas y acceder a un vídeo elaborado por la empresa de informática SolucionesNTic y con la aportación desinteresada de la intérprete Ana Belén Jiménez. Para este fin, la autora del cuento agradece la colaboración de la asociación de personas sordas de Jaén “Aprosoja” para adaptar la obra a lengua de signos, y la excelente disposición de María Maroto.

Montserrat de la Cruz trabaja como monitora en el centro Guadalinfo de Cazalilla, desde donde ha impulsado un club de lectura y numerosas actividades vinculadas con la cultura.

Aunque este cuento es su primera publicación, Montserrat siempre está escribiendo, “en ocasiones cosas muy breves que me han servido como terapia para expresar lo que siento y no soy capaz de decir a nadie, y otras veces eran cuentos que escribía porque surgía la ida”, añade la cazalillera, que cada vez está más convencida que publicar es una gran opción para aportar algo positivo a las generaciones que deben ser mejores que nosotros. “Mi mayor satisfacción es ver el cuento en manos de un niño”, concluye la autora.