La Asociación Cultural para la Defensa del Patrimonio Histórico-Artístico de Huelma “Bernardo Moreno Quesada” celebró el pasado fin de semana unas jornadas sobre fortificaciones medievales y el caso de Huelma. El sábado se celebró una visita técnico-arqueológica a la fortaleza de Huelma y por la tarde, interesantes ponencias. El domingo se pudo visitar la exposición “Fortalezas, Castillos y Atalayas olvidados de Sierra Mágina y su relación con Huelma” que se inauguró el sábado por la noche.

El propio presidente de esta entidad, Jonathan Moreno, hace un balance muy positivo de la actividad. “Estamos muy satisfechos puesto que acudieron unas 75 personas, siendo gran parte del público especializado, muchas de ellas venidas desde diferentes partes de Andalucía. Recibimos un gran apoyo por parte de las universidades de Jaén y Granada, diferentes colectivos patrimoniales de España y el Colegio Oficial de Arquitectos Técnicos de Granada. En lo que respecta a los ponentes, eran grandes expertos en cada una de las ramas” asegura Moreno.

El presidente de la entidad hace un resumen de lo acaecido durante toda la jornada. “Comenzamos la mañana con una magistral clase de arqueología por parte de Juana Cano en la que se pudieron apreciar los trabajos realizados recientemente en la fortaleza de Huelma. Por la tarde, María Isabel Fernández, presentadora del acto, introdujo con gran esmero la primera sesión. Sin perder de vista la importancia del Marqués se Santillana. Juan Carlos Castillo, profesor de la Universidad de Granada, recalcó la importancia de la investigación y de los equipos multidisciplinares para que los trabajos de intervención en el patrimonio sean lo más apropiados posible y acaben siendo una fuente turística que le devuelva la vida al monumento. Seguidamente, José María Martín, importante arqueólogo y profesor de la Universidad de Granada, subrayó la importancia del agua para la edificación de las poblaciones, y por tanto, de los castillos. Asimismo explicó una línea temporal medieval sobre cómo cambió el concepto de reparto de agua y como ello influía en los asentamientos. Tras ello se abrió un torno de comunicaciones en la que se destacó la importancia del lenguaje vasco ibérico para formar palabras que hoy se usan. Pedro Javier Romero Cambra, doctor en filología, hizo una gran intervención sin olvidar la importancia del lenguaje como patrimonio inmaterial. En la segunda sesión, también introducida por María Isabel Guzmán, José Antonio Benavides, importante profesor de la Universidad de Granada, fue el encargado de dar importantes aportes técnicos en materia del papel que juegan las nuevas tecnologías en la documentación gráfica del patrimonio, y realizó un repaso histórico desde esas primeras técnicas hasta las nuevas como los drones, escáneres 3D o la fotogrametría. Incluso trajo un drone para que los presentes pudieran ver cómo es y cuál es su funcionamiento. Seguidamente, Mariano Martin, vicepresidente del centro UNESCO Andalucía y profesor de la Universidad de Granada, puso en valor una tipología de fortificaciones poco estudiadas: las torres de la costa y las iglesias fortificadas, suponiendo una gran aportación para los asistentes. Para cerrar la segunda sesión, José Luis Serrano complementó las aportaciones de su compañera Juana, mostrando los avances que se dieron en la Villa de Huelma. Además habló sobre el plan director que se está redactando que marcará el futuro de la fortaleza. Para cerrar el acto, el presidente leyó las conclusiones del congreso y se entregaron los certificados a los asistentes y un regalo a los participantes consistente en una placa y una botella de oro líquido en el que colaboró la cooperativa San Isidro. Para finalizar tan denso congreso se inauguró la exposición “Castillos Fortalezas y Atalayas olvidadas de Sierra Magina y su relación con Huelma”. Fruto de una investigación llevada a cabo por este colectivo, comisariada por Rafael Lopez Galiano y con aportaciones técnicas e históricas sobre estos elementos arquitectónicos con la intención de crear una red y se ponga en valor. A dicha exposición abierta el fin de semana acudió numeroso público cuya satisfacción fue relevante” concluyó.

El sábado se celebró una visita técnico-arqueológica a la fortaleza de Huelma y por la tarde, interesantes ponencias. El domingo se pudo visitar la exposición “Fortalezas, Castillos y Atalayas olvidados de Sierra Mágina y su relación con Huelma” que se inauguró el sábado por la noche

La Asociación Cultural para la Defensa del Patrimonio Histórico-Artístico de Huelma “Bernardo Moreno Quesada” celebró el pasado fin de semana unas jornadas sobre fortificaciones medievales y el caso de Huelma. El sábado se celebró una visita técnico-arqueológica a la fortaleza de Huelma y por la tarde, interesantes ponencias. El domingo se pudo visitar la exposición “Fortalezas, Castillos y Atalayas olvidados de Sierra Mágina y su relación con Huelma” que se inauguró el sábado por la noche.

El propio presidente de esta entidad, Jonathan Moreno, hace un balance muy positivo de la actividad. “Estamos muy satisfechos puesto que acudieron unas 75 personas, siendo gran parte del público especializado, muchas de ellas venidas desde diferentes partes de Andalucía. Recibimos un gran apoyo por parte de las universidades de Jaén y Granada, diferentes colectivos patrimoniales de España y el Colegio Oficial de Arquitectos Técnicos de Granada. En lo que respecta a los ponentes, eran grandes expertos en cada una de las ramas” asegura Moreno.

El presidente de la entidad hace un resumen de lo acaecido durante toda la jornada. “Comenzamos la mañana con una magistral clase de arqueología por parte de Juana Cano en la que se pudieron apreciar los trabajos realizados recientemente en la fortaleza de Huelma. Por la tarde, María Isabel Fernández, presentadora del acto, introdujo con gran esmero la primera sesión. Sin perder de vista la importancia del Marqués se Santillana. Juan Carlos Castillo, profesor de la Universidad de Granada, recalcó la importancia de la investigación y de los equipos multidisciplinares para que los trabajos de intervención en el patrimonio sean lo más apropiados posible y acaben siendo una fuente turística que le devuelva la vida al monumento. Seguidamente, José María Martín, importante arqueólogo y profesor de la Universidad de Granada, subrayó la importancia del agua para la edificación de las poblaciones, y por tanto, de los castillos. Asimismo explicó una línea temporal medieval sobre cómo cambió el concepto de reparto de agua y como ello influía en los asentamientos. Tras ello se abrió un torno de comunicaciones en la que se destacó la importancia del lenguaje vasco ibérico para formar palabras que hoy se usan. Pedro Javier Romero Cambra, doctor en filología, hizo una gran intervención sin olvidar la importancia del lenguaje como patrimonio inmaterial. En la segunda sesión, también introducida por María Isabel Guzmán, José Antonio Benavides, importante profesor de la Universidad de Granada, fue el encargado de dar importantes aportes técnicos en materia del papel que juegan las nuevas tecnologías en la documentación gráfica del patrimonio, y realizó un repaso histórico desde esas primeras técnicas hasta las nuevas como los drones, escáneres 3D o la fotogrametría. Incluso trajo un drone para que los presentes pudieran ver cómo es y cuál es su funcionamiento. Seguidamente, Mariano Martin, vicepresidente del centro UNESCO Andalucía y profesor de la Universidad de Granada, puso en valor una tipología de fortificaciones poco estudiadas: las torres de la costa y las iglesias fortificadas, suponiendo una gran aportación para los asistentes. Para cerrar la segunda sesión, José Luis Serrano complementó las aportaciones de su compañera Juana, mostrando los avances que se dieron en la Villa de Huelma. Además habló sobre el plan director que se está redactando que marcará el futuro de la fortaleza. Para cerrar el acto, el presidente leyó las conclusiones del congreso y se entregaron los certificados a los asistentes y un regalo a los participantes consistente en una placa y una botella de oro líquido en el que colaboró la cooperativa San Isidro. Para finalizar tan denso congreso se inauguró la exposición “Castillos Fortalezas y Atalayas olvidadas de Sierra Magina y su relación con Huelma”. Fruto de una investigación llevada a cabo por este colectivo, comisariada por Rafael Lopez Galiano y con aportaciones técnicas e históricas sobre estos elementos arquitectónicos con la intención de crear una red y se ponga en valor. A dicha exposición abierta el fin de semana acudió numeroso público cuya satisfacción fue relevante” concluyó.