El gerente y portavoz de Asaja Jaén, Luis Carlos Valero, ha anunciado que pedirán la aprobación del decreto de sequía en cuanto pasen las elecciones y se constituya el nuevo Gobierno, algo que no han hecho ya por no contar “con un interlocutor válido al que dirigirnos”. Valero ha calificado de “nefasto” el balance para el olivar y ha anunciado que en el sector ya existe “una clara preocupación” por la próxima campaña si se mantiene la falta de precipitaciones. Ampliar foto De hecho, según los datos aportados por el jefe de los Servicios Técnicos de Asaja Jaén, Cristóbal Gallego, se va a despedir el otoño en la provincia de Jaén con una media de entre 40 y 85 litros de precipitaciones por metro cuadrado.

El olivar necesita una media de 560 litros por metro cuadrado para garantizar un estado óptimo. La primavera es “prácticamente imposible que supla lo que no ha caído ya por lo que las expectativas para la próxima campaña no son nada alagüeñas”, ha dicho Valero en el transcurso de la presentación del balance del año agroganadero 2015 Además, ha señalado que la falta de lluvias va a contribuir a una merma del aforo inicialmente previsto para la presente campaña en 485.000 toneladas de aceite de oliva en la provincia y 1,2 millones de toneladas a nivel nacional. “A los Reyes Magos le vamos a pedir agua”, ha dicho Valero y ha añadido que de no llegar las lluvias, en la próxima campaña “nos vamos a encontrar que prácticamente no va a haber aceite para abastecer el mercado”.

La situación de la sequía se ve agravada, según Asaja, por el tema del seguro que se ha convertido en “un quebradero de cabeza” para los olivareros. Actualmente, la única posibilidad de contratar un seguro de olivar es a través de Agroseguro, una empresa que cuenta con una subvención estatal y que ha sido la que “a golpe de Boletín Oficial ha endurecido notablemente las condiciones del seguro hasta acabar con él” ya que “no les protege frente a las inclemencias meteorológicas. Campaña de ayudas Este año ha sido el primero en el que se han tramitado y empezado a pagar las ayudas europeas tras la reforma de la Política Agraria Común (PAC), que estará vigente hasta 2020.

Asaja reconoce que ha habido dificultades técnicas para realizarlas y retrasos en los programas informáticos que finalmente se han solventado no sin esfuerzo por parte de las organizaciones colaboradoras. En los últimos dos meses se han emitido tres pagos a los agricultores, con los que queda abonada el 95 por ciento de la ayuda, dejando el 5 por ciento para 2016. Sin embargo, hay agricultores que aún no han cobrado ni un euro del dinero que Europa les otorga. “Centenares de profesionales del campo de comunidades de bienes o sociedades ven retenida su ayuda por la falta de previsión de la Administración andaluza. Desde Asaja esperamos que antes de final de año quede resuelto este problema, que ha dejado a estos agricultores sin fondos para afrontar el mayor coste del olivar: la recogida de la campaña de aceituna”. Además, los agricultores aún no saben cuál será la cuantía real de su ayuda. A finales de este año o principios del que viene se les informará por carta de su asignación provisional y, más adelante, sobre primavera, de la definitiva.