La delegada del Gobierno destaca el carácter social y voluntario de estas iniciativas, cuya labor revierte en beneficio de la comunidad

El Campo Internacional de Trabajo “Fortaleza de la Mota” en Alcalá la Real, que se celebrará desde el 27 de julio al 10 de agosto, contará con la participación de un total de 25 jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 26 años. Esta iniciativa, de carácter arqueológico, al igual que la que se celebrará en Linares, son las dos aprobadas por la Dirección General del Instituto Andaluz de la Juventud para este año en la provincia jiennense.

La delegada del Gobierno, Purificación Gálvez, acompañada del coordinador provincial del IAJ, Víctor Torres, y junto al alcalde alcalaíno en funciones, Carlos Hinojosa, ha presentado esta mañana la acción que se desarrollará en la ciudad de La Mota. “Los campos de trabajo son una iniciativa internacional impulsada en Andalucía por el IAJ en colaboración con ayuntamientos, asociaciones y entidades, en la que participan jóvenes del resto del territorio nacional e, incluso, de otros países y en los que se desarrolla un proyecto de proyección social”, ha recordado Gálvez.

A nivel andaluz, se celebrarán 16 campos de trabajo con un total de 400 participantes y, de ellos, 50 en la provincia jiennense. Sólo 5 tienen la consideración de carácter internacional, siendo Alcalá uno de ellos. “Estamos hablando de una iniciativa que tiene un claro carácter social y voluntario, consistente en la realización de forma voluntaria y desinteresada de un proyecto de trabajo de proyección social, que revierte en beneficio de la comunidad”, ha asegurado la delegada.

En el caso del campo de trabajo en Alcalá la Real, las labores se desarrollarán en el barrio del Adarve en la ladera suroeste, el arrabal de Santo Domingo y el de San Bartolomé, en uno de los principales accesos a la parte alta de la ciudad amurallada del siglo XVI. Antiguamente, este era el acceso de la entrada principal de mercancías a la ciudad. Las labores consistirán en la retirada de elementos vegetales y definición de las zonas de trabajo, excavaciones arqueológicas, recogida y registro de datos y reintegración de las estructuras.

Además de esta vertiente, los campos de trabajo incluyen un programa de actividades complementarias y de carácter lúdico-recreativo y sociocultural, que permite a los jóvenes participantes conocer el entorno en el que se desarrollan, con talleres, excursiones o visitas. “Como actividades complementarias tenemos rutas culturales, visita a una quesería, visitas a bodegas y a la fábrica de cerveza artesanal o talleres de fotografía y de trajes medievales. En definitiva, un conjunto de actividades que permitirán a los alumnos conocer este bello municipio único en la Sierra Sur”, ha detallado la delegada, que ha incidido en que los campos de trabajo ofrecen a los jóvenes la posibilidad de conocer nuevos lugares y otras formas de cultura, de contactar con otros jóvenes y de participar y colaborar, entre sí, en la realización de un proyecto. “Estamos hablando de una iniciativa que ya se ha consolidado plenamente y que es una oferta muy interesante para el periodo estival para los jóvenes, pues les permite conjugar aprendizaje, diversión y conocimiento del entorno. Y, además, con la realización de cada proyecto, estamos fomentando valores como la convivencia, la tolerancia, la solidaridad, la participación o el aprendizaje intercultural, entre otros”, ha concluido.