Los trabajos de acondicionamiento del camino de Lahiguera a Cazalilla (que con ocho kilómetros recorre estos términos municipales y el de Villanueva de la Reina) y del camino ‘Cabeza lobo’, que enlaza con más de 4,2 kilómetros Arjona y Arjonilla, se encuentran en su recta final. Así lo ha constatado en una visita el delegado territorial de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Balbín, quien ha explicado en una nota que estas actuaciones se ejecutan en el marco del Plan Conecta2 de la Consejería que dirige Carmen Ortiz. Se dirige a la mejora de infraestructuras rurales de titularidad pública municipal que favorezcan el acceso a explotaciones agrarias y contribuyan a aumentar su competitividad, siempre que unan, al menos, dos municipios diferentes o núcleos de población que, estando en un mismo término municipal, superen en ambos casos el millar de habitantes.

La intervención en el camino de Lahiguera a Cazalilla, que cuenta con presupuesto de más de 772.000 euros, ha consistido en la limpieza de obras de fábrica y hormigonado de firme y cuneta, además de la construcción de seis badenes salvacunetas y la colocación de 26 señales rectangulares. Con respecto a los trabajos en el camino Cabeza lobo, con una inversión superior a los 637.500 euros, destacan también la limpieza de obras de fábrica transversales, el saneo de espesor en el camino, así como el hormigonado de más de 1,8 kilómetros de cuneta, además de la construcción de 20 badenes salvacunetas. En estas visitas el delegado ha asegurado que “la mejora de los caminos rurales constituye una prioridad, ya que son unas vías muy necesarias para las explotaciones agrarias, al mismo tiempo que facilitan la vertebración del territorio”. Todos los proyectos del plan Conecta2 tienen como objetivos prioritarios reducir el tiempo y los costes de acceso a los mercados y potenciar el desarrollo rural en los municipios andaluces a través de una mejor conexión entre los núcleos de población y los centros de producción. Buscan, asimismo, permitir el acceso a vehículos y maquinaria para la realización de labores propias de explotaciones agrarias, reducir la vulnerabilidad de los caminos rurales frente a los efectos de una climatología adversa y dar cobertura a la mejora de infraestructuras que no han sido objeto de ayudas anteriores.