El subdelegado del Gobierno ofrece el apoyo técnico de la CHG para solucionar el problema del vado de Campillo del Río

Juan Lillo facilita asegura que “la Diputación Provincial es la propietaria del vado inundable sobre el Guadalquivir”

El subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, ha ofrecido el apoyo técnico de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para darle una solución rápida y eficaz al problema del vado inundable sobre el Guadalquivir en el camino entre Campillo del Río y Vados de Torralba.

Juan Lillo, que se ha reunido hoy con los alcaldes de Torreblascopedro y Villargordo, municipios titulares de esas pedanías, ha manifestado estar a disposición de ambos ayuntamientos, Diputación Provincial y Junta de Andalucía “para facilitar técnicamente cualquier solución que se proponga para resolver el problema”.

El subdelegado del Gobierno ha rechazado que desde la Administración del Estado no se hayan realizado gestiones para solucionar las preocupaciones de los vecinos afectados, recordando que en el tiempo que lleva en este cargo, desde principios de 2012, se han celebrado ocho reuniones para buscar un remedio definitivo al problema, unas con los ayuntamientos, otras con técnicos de las posibles administraciones afectadas y otras, tres en total, conjuntamente con responsables políticos de todas ellas y de la Administración del Estado. Todos estos encuentros desembocaron finalmente en una reunión en la que técnicos de la Junta de Andalucía, Diputación y CHG elaboraron un estudio en el que se reflejaba un principio de acuerdo para la financiación del proyecto, cuyo peso principal debería de recaer en la Diputación Provincial y los ayuntamientos, un pacto que quedó pendiente de cerrar hasta una vez que pasaran estos meses de verano.

Lillo ha expresado, no obstante, su sorpresa por el contenido del reciente escrito enviado por la Diputación al alcalde de Torreblascopedro, en el que se asegura que la propiedad del vado, y con ello la obligación de su arreglo y mantenimiento, corresponde a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Para desmontar esa afirmación, el representante del Gobierno central ha facilitado copias de documentos existentes sobre la titularidad del vado. Entre esta documentación figura la autorización que de la Comisaría de Aguas del Guadalquivir el antiguo IRYDA para la construcción del puente-vado en febrero de 1974, y otros escritos del IRYDA y de la propia Junta de Andalucía en los que se informa de que, tanto el camino como el vado sobre el Guadalquivir, si bien los ejecutó aquel organismo, fueron entregados en julio de 1978 a la Diputación Provincial.

En cuanto al convenio de colaboración, que no llegó a ejecutarse, entre la CHG y la Diputación Provincial dentro del programa Activa Jaén, para proyectos de mejora y desarrollo de distintas infraestructuras hidráulicas, efectivamente se incluye entre ellos la realización por parte de la CHG, para su posterior entrega al organismo provincial, de obras de adecuación en la JF-3021, pero la actuación alcanza desde Campillo del Río “hasta el vado sobre el Guadalquivir”, sin incluir el propio vado.

A la vista de la documentación existente, Juan Lillo ha insistido en afirmar que “el vado no ha sido nunca propiedad ni competencia de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir” y que por tanto el organismo de Cuenca “no tiene responsabilidad alguna sobre el mismo, ni en su conservación y mantenimiento”. No obstante, considerando el interés social de esa vía y que el problema afecta a varios cientos de vecinos de esos núcleos, el subdelegado del Gobierno pide que todas las administraciones cooperen para solucionar el conflicto, aportando cada una de ellas al proyecto de acuerdo con sus obligaciones y competencias.