• Juan Lillo desmiente las declaraciones vertidas por los sindicatos sobre la no autorización de la concentración comunicada “fuera de plazo”
  • El mayor número de las manifestaciones autorizadas por Subdelegación en el ejercicio anterior fueron solicitadas por las organizaciones sindicales
  • En 2015, de las 464 peticiones recibidas, sólo 29 fueron denegadas por presentarse fuera de plazo, como la reivindicada ayer por CCOO y UGT

“Ni denegada para coartar la libertad de expresión, ni por otros motivos espurios”. Como ha explicado el subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo, la manifestación solicitada para ayer por las organizaciones sindicales CCOO y UGT no se autorizó por presentarse, hasta en dos ocasiones, fuera de plazo.

La primera comunicación está fechada el día 13 de septiembre, con fecha inferior a los diez días que ordena el artículo 8 de la Ley Orgánica reguladora del Derecho de Reunión. Ese mismo día desde Subdelegación se contesta a los convocantes la inadmisión de la solicitud, que vuelven a presentar otra comunicación para la misma fecha el día 15, incumpliendo igualmente el plazo legal. En esta última solicitan una concentración de urgencia sin ofrecer justificación alguna a esa urgencia, tal y como marca la Ley, por lo que no se le puede dar el trámite legalmente establecido para su autorización.

De tal forma que, como cualquier otra comunicación que no cumple con los requisitos legales, ambas peticiones han sido inadmitidas. Lillo ha desmentido así las declaraciones vertidas por los responsables sindicales con las que, a su juicio, solo buscan “la confrontación y confundir al ciudadano” haciendo creer que es voluntad del subdelegado que concentraciones que no se ajustan a la legalidad no se celebren. “La realidad es mucho más sencilla”. A los sindicatos “se les ha pasado el plazo de presentación de la solicitud”, algo que el subdelegado cree que “deberían explicar a sus afiliados y no dar otro tipo de argumentos”.

De hecho, en todo el año 2015, la Subdelegación del Gobierno recibió un total de 464 comunicaciones de concentración o de manifestación, de las que solo fueron inadmitidas 29 por presentarse fuera de plazo. Del total de autorizaciones, las organizaciones sindicales fueron las solicitantes con mayor número de actos, seguidos de organizaciones vecinales y partidos políticos.