La provincia de Jaén ha superado ya este año las catorce donaciones de órganos y tejidos contabilizadas durante todo el 2014, tras registrarse tres nuevas en su Complejo Hospitalario de la capital jiennense, que han permitido el trasplante de tres hígados, un riñón, cuatro córneas y tejidos óseos a ocho pacientes que los necesitaban para salvar su vida o mejorar su salud.

Estas nuevas donaciones, que suman ya quince hasta ahora en 2015, han sido de personas fallecidas por muertes encefálicas de edades comprendidas entre los 60 y 75 años, tras la aceptación de sus familiares a este acto solidario y altruista, a los que los responsables de la Coordinadora Provincial de Trasplantes agradecen y elogian su decisión.

Las doce primeras donaciones de órganos y tejidos de este año en la provincia de Jaén permitieron el trasplante de once hígados, cinco pulmones, ocho riñones, ocho córneas, dos páncreas, un intestino, un estómago y un bloque cardíaco a 37 pacientes que los necesitaban para salvar su vida o mejorar su salud, por lo que son ya un total de 45 órganos los donados por los jiennenses en 2015, además de tejido óseo, a pacientes que les hacían falta para recuperarse de sus enfermedades.

Balance del 2014

Los hospitales públicos de Jaén registraron un total de 14 donaciones de órganos y tejidos durante el año pasado, que permitieron trasplantar 13 riñones, 6 hígados, 4 corazones, 11 córneas y 60 tejidos óseos en distintos centros de todas España. Los trasplantes llevados a cabo en el Complejo Hospitalario de la capital jiennense en 2014 fueron de 9 córneas y 15 de médula ósea.

El perfil del donante fallecido de órganos presenta cada vez una mayor edad, al subir la media de los 35 años en 1991 a los 60 en 2014. Los donantes menores de 45 años han pasado de representar el 66 por ciento en 1993 a significar sólo el 16 por ciento, mientras que los de 60 o más años han ascendido del 6 por ciento al 53 por ciento.

El porcentaje de negativa a la donación en Andalucía se situó el año pasado en sólo el 18 por ciento. Su tasa media ascendió a 37,5 donantes por millón de habitantes, que supone la más alta alcanzada hasta ahora, además del doble de la registrada en la Unión Europea y superior a la de Estados Unidos y a la media española.