La que fuera delegada de Empleo de la Junta de Andalucía en Jaén, Irene Sabalete, ha decidido dejar el PSOE después de que la detuvieran en relación con el fraude en los cursos de formación y de que la haya denunciado por una grabación en la que se la escucha presionar a trabajadores para que hicieran campaña por su partido en 2012.

Según informó el PSOE a última hora de la tarde del miércoles, la socialista había pedido la baja en la formación “mientras se resuelve este proceso judicial y los hechos queden definitivamente esclarecidos”. También habría presentado su renuncia a formar parte de la candidatura del partido a las municipales en su pueblo, Torredelcampo (donde era la cuarta en la lista), y en la candidatura a las autonómicas (iba la novena).

Curiosamente, horas antes de que se conociera esta información, el secretario general de los socialistas de Jaén, Francisco Reyes, había defendido la “honestidad, honradez y buen hacer” de la exdelegada. “No es de justicia que familias estén pasando lo que están pasando”, aseguró a mediodía a los periodistas tras el minuto de silencio por el accidente aéreo ocurrido en los Alpes franceses convocado por la Diputación Provincial, institución que preside. “Aquella justicia que no es rápida no es justa”, incidió Reyes, instando a la juez Mercedes Alaya a agilizar el proceso.