Insta al Ayuntamiento de Quesada a que explique “cómo es posible que se lleve invertido casi un millón de euros en la obra y la infraestructura se encuentre a la mitad de su ejecución”

El candidato a la alcaldía por el PP critica “que se hayan dado 15.000 jornales casi siempre a los mismos”

El PP de Quesada ha informado que el ayuntamiento de la localidad lleva 15 años invirtiendo una cantidad “millonaria” en la renovación de una antigua casa forestal para convertirla en Hotel Rural. Así han afirmado que a día de hoy, “calculamos que ya se ha destinado casi un millón de euros y la infraestructura tan sólo se encuentra a un 50% de su ejecución por lo que exigimos al alcalde que informe de cuánto va a costar concluir esta obra”.

“Lo sorprendente”, señalan es que además, según la documentación que hemos reclamado al Consistorio, se han dado más de 15.000 jornales para la reforma de esta casa, “una auténtica barbaridad”, califican y “un claro reflejo de cómo se está gestionando el dinero público en Quesada”, lamentan.

Juan Pablo Sánchez Palacios, presidente del PP Quesada y candidato a la alcaldía ha apuntado que “este Hotel Rural puede acabar siendo un referente en toda la provincia, pero ¿Cuánto nos va a costar?”. Y agrega que “lo que no vamos a consentir es que muchos de los peones que están trabajando en la obra sean estómagos agradecidos, que trabajan un mes sí y otro también, mientras cientos de jóvenes del municipio y trabajadores agrarios desempleados que realmente, sí necesitan trabajar, no tengan acceso a estos jornales por lo que nos parece que el Ayuntamiento de Quesada está llevando a cabo una política sectarea en cuanto a la selección de personal para estos programas”.

El candidato a la alcaldía por el PP ha mostrado “su desconfianza” al pensar en la inversión total que va a suponer concluir con el Hotel Rural porque “como siga gobernando el PSOE en Quesada, vamos a seguir lamentando el despilfarro de dinero público”. Sánchez Palacios ha señalado que es justo que los quesadeños conozcan “la nefasta y penosa gestión económica que se llevando a cabo con esta reforma que al ritmo que va, puede tardar otros 15 años en concluir”. “Con lo que cuesta hoy en día un euro, hay que mirar por el dinero de nuestros vecinos como si fuera la última moneda que nos quedara en el bolsillo”, ha concluido.