Cuando se cumplen 120 días desde que el partido socialista llegara a la alcaldía, desde el Partido Comunista de Andalucía y concretamente, su responsable de comunicación, Luis Fernández, hace una serie de críticas a su gestión.
Afirma Fernández, que su partido no está nada contento con la labor realizado por este equipo hasta el momento, pues aunque gozan de mayoría absoluta no han hecho nada para solucionar algunos de los graves problemas que sufren a diario los ciudadanos del municipio.
Así comienza a desgranar alguno de ellos, como es el delos extrabajadores de Emdesau, que en enero de 2016 llevarán dos años luchando por defender sus puestos de trabajo, otra cuestión sobre la que pide explicaciones es sobre el futuro laboral de los trabajadores de Pollos Alameda o sobre las trabajadoras de ayuda a domicilio, que según sus palabras viven con angustia porque no cobran con regularidad.
Otro de las cuestiones que pone sobre la mesa Fernández se refiere al estado de cuentas del Centro del Olivar, pues como recuerda en más de una comisión, cuando gobernaba el partido popular, los representantes Socialistas, Andalucista, de Iniciativa popular Ubetense y de Izquierda Unida abandonaban dichas comisiones, por no dar las cuentas detalladas de dicho centro.
En la misma línea sostiene no estar de acuerdo con las bolsas de empleo que se están creando, pues asegura que muchos trabajadores van a quedar fuera de ellas por estar dados de alta dentro de la recolección temprana de la aceituna, aunque esta campaña sea muy corta.
Manifiesta que Úbeda está sucia, solo basta con dar un paseo por la Redonda de Miradores, y se puede comprobar, además la pilona colocada junto a la puerta de acceso de la Capilla del Salvador, dificulta el acceso de los turistas a sus lugares de descanso.
Por todo ello pide a la alcaldesa que dé explicaciones acerca de cuáles son las posibles soluciones a todos estos problemas de la ciudad y de sus habitantes, y que no haga privatizaciones encubiertas como la del servicio de limpieza y mantenimiento de los semáforos o como se está oyendo acerca de la privatización del servicio de limpieza y jardines, pues ella en persona acompañaba a los trabajadores de Emdesau cuando estos luchaban por defender sus puestos de trabajo.