Juan Francisco Figueroa lamenta el “tremendo daño moral” que se le ha causado tanto a él como a su familia y acusa al PP de “intentar sacar tajada política con unas denuncias que no tenían base ni fundamento”, por lo que exige a sus líderes que pidan disculpas por el “linchamiento” organizado

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Jaén ha dictado el archivo definitivo de la causa contra el alcalde de Campillo de Arenas por el destino de 4 subvenciones, confirmando así el auto que dictó en primera instancia el Juzgado de Instrucción número 3 y asestando “un monumental varapalo al PP, que intentó sacar tajada política con estas denuncias a pesar de que no tenían base ni fundamento”.

El demoledor auto del juez, ratificado ahora por la Audiencia, concluye que “no ha habido perjuicio patrimonial para el Ayuntamiento, que en los 4 casos se ha realizado la actividad objeto de la subvención o se ha devuelto por no realizarse la obra, que en su momento se aprobaron las cuentas de liquidación sin oposición y que no ha habido denuncia u objeción por parte del secretario-interventor”.

El juez subraya que el Ayuntamiento actuó “conforme al principio de caja única” y que “en ninguno de los 4 casos denunciados ha habido fraude, perjuicio, ánimo de lucro personal o engaño a la administración”.

En definitiva, el juez no ve infracción alguna en la actuación del alcalde, que desde el primer momento defendió que su comportamiento había sido “ajustado a la legalidad” y al que ahora la Justicia ha dado plenamente la razón. Los hechos investigados ocurrieron durante el anterior mandato 2007-2011.

Juan Francisco Figueroa muestra su satisfacción por una resolución judicial “que pone las cosas en su sitio y que demuestra que este alcalde siempre ha actuado con escrupuloso respeto a la ley, con responsabilidad y con la obsesión de defender los intereses del Ayuntamiento de Campillo de Arenas y de sus vecinos y vecinas”.

Sin embargo, lamenta el “tremendo daño moral” que se le ha causado, tanto a él como a su familia, durante los más de 2 años y medio que ha durado el proceso y acusa al PP de haber organizado “un linchamiento público en todo este tiempo del que ahora difícilmente podrá haber reparación”. Así las cosas, exige a los responsables del PP que “al menos tengan la honestidad y la decencia de pedir disculpas por la campaña de desprestigio que han mantenido en estos 2 años y medio” contra su persona.

“En el PP me han estado condenando públicamente durante más de 30 meses y durante 4 campañas electorales por una denuncia que no tenía base alguna y que el juez ha desmontado de la ‘a’ a la ‘z’. Creo que ha llegado el momento de que en ese partido asuman algún tipo de responsabilidad. En política no todo vale. No se puede machacar a personas que lo único que estamos haciendo es trabajar por Campillo de Arenas desde la honradez y el compromiso. Desde luego, el PP no nos va a achantar con estas denuncias y vamos a seguir dejándonos la piel por todos nuestros vecinos y vecinas”, garantiza.