Andrés Bódalo ha cesado como concejal de Jaén en Común (JeC) en el Ayuntamiento de Jaén como consecuencia de su estancia en prisión desde el pasado 30 de marzo para cumplir una condena de tres años y medio de cárcel por agredir al teniente de alcalde de Jódar (Jaén), el socialista Juan Ibarra, en una protesta de jornaleros ocurrida en 2012. El sillón de Bódalo será ocupado por la número 4 de JeC, que pertenece a Equo
El cese se ha producido después de que el alcalde, Javier Márquez (PP), haya dado conocimiento al pleno de “la firmeza” de la sentencia de la Audiencia de Jaén en la que se condena a Bódalo por un delito de atentado y por tanto de su incompatibilidad para seguir ejerciendo el cargo público de concejal. El punto ha recogido también la declaración de la oportuna vacante que será comunicada de inmediato a la Junta Electoral Central para que designe a la número 4 de la candidatura de Jaén en Común y que este caso se corresponde con la representante de Equo, Sara Martínez.
El relevo de Bódalo ha llegado al orden del día del pleno después de que la Audiencia de Jaén haya remitido al Ayuntamiento la información con la situación procesal de Bódalo y que incluye la sentencia dictada por la Audiencia de Jaén con fecha 27 de octubre de 2015 y en la que se condena al ya exconcejal de Jaén en Común (JeC). El portavoz de JeC, Manuel Montejo, ha mostrado en el pleno su “absoluto desacuerdo” con el cese del concejal por considerarlo “un atentado al principio de legalidad”. Ha añadido que no existe vinculación entre el delito que se le atribuye a Bódalo y el cargo público que venía desempeñando en el Ayuntamiento.
Ha recordado que la inhabilitación para sufragio pasivo que recoge la sentencia para Bódalo “no implica la pérdida del acta” y que “de ninguna forma, la Ley Electoral está por encima del Código Penal”. Asimismo, ha subrayado que hay un recurso de amparo al Tribunal Constitucional (TC) por lo que cesar a Bódalo “quiebra de los derechos fundamentales” en el caso de que finalmente el TC acabe dando la razón al exedil de JeC. Sentencia firme por reincidir Por su parte, el alcalde ha apuntado que la sentencia es firme y que el recurso al TC no es una tercera instancia por lo que, según la Ley Electoral, “procede la declaración de cese” ya que “al margen de afectos personales, no cabe su reincorporación”. Ningún otro grupo se ha pronunciado en este punto, aunque antes del inicio, la portavoz del PP, Reyes Chamorro, ha señalado que el cese y relevo de Bódalo se lleva cumpliendo la ley y además por una cuestión práctica ya que “el interventor va a poner reparos a la nómina de este señor” al no poder entender que “paguemos un sueldo a quien no puede desempeñar sus funciones”.
Los compañaeros del exconcejal creen que se están vulnerando sus derechos fundamentalesLa Sección Segunda de la Audiencia de Jaén condenó a Bódalo en octubre del pasado año a tres años y medio de prisión y 1.800 euros de multa tras considerarlo culpable de un delito de atentado y una falta de lesiones. En el banquillo se sentaron él y otros 17 jornaleros acusados de agredir al entonces teniente de alcalde. Solo Bódalo y otros tres jornaleros más fueron condenados por estos hechos. La pena más alta fue para Bódalo por reincidencia, mientras que otros tres condenados se saldaron con un año de cárcel y multas de 1.000 euros.
Tras la sentencia condenatoria, anunció el recurso de apelación al Tribunal Supremo. Sin embargo, un error de la procuradora que no presentó el recurso en tiempo y forma llevó al Supremo a devolver el expediente a la Audiencia de Jaén para que ejecutara la sentencia. Aunque la defensa de Bódalo interpuso un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional por supuesta vulneración de los derechos fundamentales, esto no logró parar la ejecución de la sentencia. Así, la Audiencia fijó el 29 de marzo como fecha tope para su ingreso voluntario en prisión, algo que Bódalo declinó.
De esta forma, optó por esperar a su detención, lo que se produjo el 30 de marzo, día desde el que se encuentra interno en la prisión de Jaén.