Más de 200 responsables socialistas andaluces, entre alcaldes, portavoces, concejales y presidentes de Diputación (como el de Jaén, Córdoba, Cádiz, Huelva y Granada, así como responsables de la Diputación de Sevilla) se han concentrado hoy frente al Ministerio de Agricultura para manifestar su “total desacuerdo” con la reforma de la PAC y para exigir al Gobierno de España la inclusión del olivar, el trigo duro y la uva pasa en las ayudas asociadas.

El secretario general del PSOE de Jaén y presidente de la Diputación, Francisco Reyes, recordó que el Ministerio tiene de plazo hasta el 1 de julio para modificar las ayudas asociadas y avanzó por ello: “Los socialistas vamos a hacer todo lo que esté en nuestro mano para arrancar al PP lo que creemos que es justo”. Por el contrario, reconoció que han “echado de menos a algunos a los que se les llena la boca en la defensa del campo y cuando tienen que defender los intereses de Andalucía brillan por su ausencia”, en alusión a los dirigentes del PP.

Reyes se mostró consciente de que “sólo se podrían incorporar 45 millones de euros a estas ayudas asociadas para toda España”, de los que en torno a 33 millones podrían llegar a Andalucía. “Sabemos que es una tirita para una gran herida de 616 millones de euros, pero vamos a pelear hasta el último euro en defensa del mundo rural”, garantizó.

En clave provincial de Jaén, recordó que se pierden 272 millones de euros y que el mayor daño lo sufren los más de 80.000 agricultores que perciben ayudas inferiores a 5.000 euros.

El responsable socialista subrayó que la pérdida global de la PAC en Andalucía, incluyendo los fondos de desarrollo rural, se eleva a 902 millones de euros. Añadió que ésta es “la única comunidad autónoma de España que pierde con esta reforma”, que fue diseñada por el PP para “beneficiar a otras comunidades y perjudicar como siempre a Andalucía”, donde hay más de 230.000 olivareros. “Una vez más el Gobierno de Rajoy ha agredido a Andalucía y una vez más el PSOE se pone al frente del interés de esta tierra, de sus agricultores y de sus ganaderos. Los socialistas nos podemos permanecer parados”, resumió.

Reyes apuntó que la propia presidenta andaluza, Susana Díaz, envió una carta al presidente del Gobierno “pidiendo justicia para Andalucía y especialmente para los paganos de esta reforma, que son los pequeños y medianos agricultores”.

En este punto, explicó que en el anterior marco comunitario los perceptores de ayudas de menos de 5.000 euros no sufrían retención alguna, mientras que los perceptores de ayudas de más de 300.000 euros sufrían retención del 14%. Con el nuevo marco, los agricultores con menos de 5.000 euros sufren un recorte del 16%. “Una vez más, el PP ha hecho lo que va en su RH: quitar a los que menos tienen para dárselo a los que mas tienen”, sentenció. Además, criticó la eliminación de las ayudas inferiores a 300 euros, lo que también confirma que el PP “se debe únicamente a los poderosos”.

El responsable socialista recordó que Arias Cañete se comprometió en su momento con las organizaciones agrarias a que Andalucía no perdería un euro y al final “resultó verdad”: no ha perdido un euro, sino 616 millones. Reyes advirtió que en estas circunstancias “hay que competir con un olivar italiano que tiene ayudas asociadas”. “Ahora que el olivar andaluz ha empezado a dar pasos, agrupando oferta y saliendo a comercializar, hay que competir con Italia con una diferencia importante en cuanto a euros”, alertó.

Reyes señaló que la situación es una “auténtica barbaridad” sobre todo para el olivar menos productivo, ese olivar de pendiente “que es imposible de mecanizar, que lo recogen las familias y que ha permitido mantener la población en las sierras y en el medio rural”.