Ültimo dia de feria, día grande, San Francisco. La gente se agolpaba en los carruseles para disfrutar del día del niño y así acabar con una gran feria por todo lo alto. Lo coches de choque estaban abarrotados, la gente contenta, quería más feria.

Pero todo no quedaba ahí. Quedaban los fuegos artificiales, el concierto de “Los Rebujitos” y una tradición para todos: bajar a casa comiendo churros de “los torreños”.

También acompaño a este éxito la feria taurina, con una novillada que emocionó a los presnetes y que dejó buen sabor de boca cara al añoa que viene.

Ya queda menos para la feria de 2016.