Luis Lara, cedido en Lepe, quiere el triunfo el sábado

DIARIO DE SEVILLA-M. Lasida. Sevilla / El Betis B prepara esta semana un partido crucial contra el San Roque de Lepe. Será una cita particular: el conjunto lepero está compuesto de una amplia nómina de futbolistas que pertenecen o han pertenecido a los escalafones inferiores del Betis y del Sevilla. Son los casos de Mena o Sedeño, procedentes de la cantera sevillista, o de Isuardi, Marco Rosa, Lolo y Luis Lara, que recalaron en tierras onubenses desde Los Bermejales. El duelo tendrá sin duda un carácter especial, no sólo por la situación en la que se encuentran los dos equipos -penúltimo el Betis B (21 puntos) y en la plaza de promoción el San Roque (27 puntos)- sino por la cuentas pendientes que aflorarán dadas las filiaciones deportivas o sentimentales de cada uno.

Quizá sea el caso de Luis Lara el más llamativo de todos. El joven extremo juega en el San Roque cedido una temporada por el club verdiblanco. A la vuelta de la esquina está su más que probable regreso a la ciudad deportiva bética. No es de extrañar, por tanto, que el jugador encuentre sentimientos contrapuestos ante el choque del sábado. “Nos hemos metido en una situación complicada, en promoción. Lo importante en la ciudad deportiva será traernos los tres puntos, de modo que podamos salir de las plazas de apuros”, señala un Luis Lara que no duda en afirmar que, aparte del sábado, su deseo es que el filial verdiblanco no deje de ganar. “Claro, quiero y espero que el Betis B se salve. Por lo que he visto, el equipo está bien, pero los resultados no parecen estar acompañando”, afirma.

Suspicacias por el rendimiento del extremo de Torreperogil no caben. En el profesional no afectan los colores. Basta recordar su doblete goleador en el empate de la primera vuelta en la visita del Betis B a Lepe (2-2), dos de los cuatro que Luis Lara suma en la presente temporada. “En la primera vuelta me he encontrado muy bien. La acogida en el club, entre los compañeros, fue genial”, explica el futbolista, cuya progresión fue truncada a raíz del partido ante el Recre, el último del año 2015. “Me lesioné el hombro. Desde ahí he bajado algo el pistón. Pero ahora me encuentro otra vez mucho mejor y encaro con toda ilusión este último tramo liguero”, afirma.

Falta le hará al San Roque, el equipo con más empates en la categoría (15). Con cuatro victorias, el conjunto onubense suma menos triunfos que el filial heliopolitano, que ganó cinco encuentros. Tanto es así que el técnico lepero, el ex del Betis Juanito, casualmente, se encuentra en entredicho y en las próximas horas será ratificado o destituido. “El míster me está ayudando mucho. Espero corresponderle con el juego en lo que queda de temporada”.

No tiene dudas Luis Lara de marcar con un dos su particular quiniela para el choque ante el Betis B del sábado. En el terreno de juego desaparecerán las amistades – “conozco a la mayoría de los canteranos que hoy juegan en el Betis B”-, así como las posibles rivalidades que hayan surgido en campañas precedentes en los encuentros de la máxima ante los filiales sevillistas. Es el comentado caso de Sedeño o Mena, llegados al San Roque en la presente temporada. “Aquí somos todos compañeros y vamos a una. Nos llevamos de maravilla, sin atender de qué equipos podamos ser. En mi caso, me siento muy arropado en el vestuario”, explica el jugador.