Diversas fuentes próximas al colectivo consultadas por este medio advierten de la falsedad de lo recogido por varios medios deportivos sobre lo acontecido el pasado domingo en el encuentro entre Bailén Rvo y CD Santisteban del Puerto de la 1ª Andaluza Senior de Jaén.

Consecuente a la divulgación de esta noticia, las redes sociales recogieron comentarios despectivos de numerosos aficionados que daban por cierta la información y procedían a insultar, no sólo al árbitro en cuestión sino a todo el colectivo. Esta situación dio lugar a la respuesta unánime de un nutrido número de árbitros que defendía al compañero y que instaba al resto de usuarios a no generalizar sobre lo descrito.

Por su parte, el Bailén Rvo. ha emitido un pequeño comunicado a través de sus redes sociales en el que insta a los aficionados allí presentes a que aporten al club el material gráfico del que dispongan para discutir lo reflejado en el acta arbitral. Por otro lado, el CD Santisteban ha comunicado a través de su Facebook que espera que se resuelva esta situación con las consecuencias oportunas y que esperan “obtener los tres puntos”.

Facebook Rvo Bailén CF

 

Facebook CD Santisteban

Desde fuentes próximas al colectivo, se indica que el colegiado en cuestión tuvo que ser atendido por un facultativo. Esta atención se recoge en un informe médico que especifica el diagnóstico de “Gastroenteritis”, y que podría motivar una situación clínica de debilidad muscular como la descrita por los aficionados allí presentes. Además, desde este medio hemos podido saber que el colegiado se personó también en dependencias de la Guardia Civil para someterse a un control voluntario de alcoholemia que fue refrendado por un informe.

Lo cierto, es que el partido tuvo que ser suspendido en el minuto 81 debido a la invasión de campo de varios aficionados que pretendían grabar al asistente, motivo que llevó al colegiado a concluir el encuentro para garantizar la seguridad del trio arbitral. El Comité de Competición se reunirá esta semana y, a buen seguro, tomará la decisión de pedir un informe a ambos conjuntos así como la comparecencia del árbitro en cuestión para que exponga sus argumentos.

Esta polémica podría alargarse en el tiempo mientras que se recopila toda la información de lo acontecido. Mientras tanto, existe la posibilidad de que se emprendan acciones legales, personales del árbitro o de instituciones representativas, contra medios o personas que han divulgado esta noticia como cierta o se han mofado de la misma.