Nuestro equipo es mixto y los niños tuvieron que cambiarse de ropa a la vista de todo el mundo” – Afirma una de las madres.

Según afirman los aficionados desplazados hasta el Estadio Sebastián Barajas de la capital jiennense, los niños y niñas del equipo tuvieron que cambiarse de ropa a la vista de todos ya que el equipo capitalino alegó que no estaban disponibles los vestuarios.

Además afirman que las redes de las porterías no estaban correctamente ancladas, que no les dejaron balones para calentar y que además el balón con el que se pretendía disputar el encuentro no era el reglamentario para la categoría prebenjamín.

Ante la situación expuesta y la negativa para jugar del equipo sabioteño, el encuentro tuvo que ser suspendido. Ahora será el comité de competición el encargado de resolver la cuestión.