El festival de canción de autor Un Mar de Canciones cierra su XIV edición con gran éxito de público. Unas 5.000 personas han inundado estos días la localidad jiennense de Torreperogil para participar en el evento, por el que han pasado este año la ubetense Sara Ráez, Carmen Boza, Andrés Suárez y el mártir del compás Chico Ocaña, además de los finalistas del certamen andaluz de Canción de Autor, cuyo vencedor ha sido el gaditano Jose Pereira.

La última jornada arrancó el sábado a mediodía en el Bosque de la Mejorana, donde por primera vez se instaló un escenario para disfrutar del salmantino Andrés Sudón y los murcianos Jamones con Tacones. El primero cantó en formato trío, mientras que los segundos animaron la tarde con su formación habitual de seis miembros, entre los que hay varios de los músicos que acompañan habitualmente a Rozalén.

Un poco más tarde, grandes y mayores disfrutaron de Un Mar de Ilusión y Un Mar de Magia el Paseo del Prado con una exhibición de estatuas humanas, otra de Street workout y la actuación de Raúl, el Mago de Cuba, que conquistó a los asistentes con su divertido espectáculo callejero.

La noche terminó en el anfiteatro de La Carrera, por el que pasaron La Chatte Noire (ganadoras de la pasada edición del certamen de Canción de Autor) y Antílopez, creadores del chiripop absurdo depresivo. Ambos hicieron las delicias de los presentes, que participaron después en el juego propuesto por los cómicos Carlos Ramos y José Andrés. Habituales de Paramount Comedy, vinieron a Torreperogil con ‘Corta el cable rojo’, una propuesta de improvisación que arrancó las risas de los presentes.

Como no podía ser menos, este 2015 el festival ha mantenido su carácter solidario. La recaudación del concierto del viernes irá destinada al proyecto que desde 2009 se lleva a cabo en la ciudad nicaragüense de San Rafael del Norte en colaboración con la ONG Quesada Solidaria. Allí se ha puesto en marcha una escuela de música, cuyos instrumentos pueden apadrinarse durante todo el año. Asimismo, este año las actividades que se han celebrado en recintos cerrados llevarán asociada una entrada solidaria voluntaria a un precio simbólico de dos euros que se destinarán a la asociación ALES de padres de niños con cáncer.