El Museo de las Navas de Tolosa, en Santa Elena (Jaén), ultima la que será la segunda recreación de su batalla y que se desarrollará los próximos 13 y 14 de octubre. Durante estos dos días se volverá a recrear el camino que realizaron en 1212 los ejércitos cristianos de los tres reyes Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra para enfrentarse a las huestes almohades del Califa al-Nasir.

Recreadores de la batalla de Navas de Tolosa MUSEO DE LAS NAVAS DE TOLOSA Pedro Lozano, uno de los responsables de la organización de esta iniciativa ha indicado a Europa Press, que el objetivo de este año es consolidar la iniciativa, de ahí que se haya apostado por pocos cambios respecto a la primera edición. Por lo pronto, debido a la demanda de público ajeno a los grupos recreadores, se va a habilitar un cupo limitado de plazas exclusivamente dirigido a senderistas y otras personas interesadas que quieran realizar el camino recorrido por el ejército cristiano en el año 1212.

Es la forma ideada por los gestores del Museo para ofrecer la posibilidad de vivir esta experiencia sin ser necesariamente recreador histórico. El grupo de senderismo contará con su propio guía y partirá desde el punto de arranque de la ruta con posterioridad a los recreadores. Así, en un punto preciso del camino los dos grupos confluirán para, posteriormente, proseguir su ruta por separado. Durante el recorrido de 26 kilómetros recibirán explicaciones de todo lo acontecido en los momentos previos de la Batalla y el duro camino que tuvo que realizar el ejército liderado por los tres reyes hasta llegar al campo de batalla. La ruta finalizará con una visita al Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa.

El cupo dispuesto para el grupo senderista es de 50 personas. En lo que respecta a la recreación histórica se calcula que volverá a ser un número muy similar al del año pasado o en todo caso “algo superior” a los 35 que ya participaron en 2017. Volverán a ser recreadores de diversas partes de España que se van a trasladar hasta Jaén para hacer durante dos días una ruta de 26 kilómetros por diversos parajes del Parque Natural de Despeñaperros y lo harán ataviados y equipados como hace más de 800 años.

Sin embargo, este año no se descarta que se abra a la participación de recreadores internacionales ya que se está en contacto con grupos de Portugal y Francia. La actividad se volverá a llevar cabo bajo el nombre de ‘La marcha de los tres reyes’, en alusión directa a Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra. Como ellos, en 1212, estarán también presente las diferentes órdenes militares del momento como la de Calatrava, Santiago y del Temple así como los caballeros ultramontanos que acudieron a la cruzada desde diferentes partes de Europa para luchar contra los llamados infieles. Se trata de una iniciativa de arqueología experimental en la que sus participantes quieren “vivir una experiencia única”. “Ponemos el acento en un tipo de actividad que atrae a un público muy concreto y ávido de un turismo muy vivencial”, ha indicado Lozano.

Paralelamente el Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa volverá a programar rutas y visitas especiales para los dos días coincidiendo con ‘La marcha de los tres reyes’. La Batalla de las Navas de Tolosa está considerada como el punto culmen de la Reconquista. El ejército cristiano tuvo que sortear lo que hoy se conoce como el Parque Natural de Despeñaperros, un espacio que forma parte de lo que aconteció el 16 de julio de 1212 y en el que ocurrieron muchos de los episodios memorables que existen alrededor del hecho histórico. El castillo de Castro Ferral, El Paso de la Losa, La Mesa del Rey y las diferentes emboscadas que sufrió el ejército cristiano conforman hoy espacios que han pasado a ser parte de la historia medieval de España. Espacios llenos de interés y de episodios ocurridos hace más de 800 años.

Cargar con todo el armamento y material durante 26 kilómetros, como lo hacía un legionario romano o recorrer durante varios días el camino que llevaba a la batalla a un ejército medieval pueden resultar experiencias únicas para adentrarse en la cabeza y en la piel de quienes lo vivieron. Los participantes deberán ataviarse, equiparse, acampar y jugar un rol acorde a la época en que se está centrando este tipo de evento de tal manera que tanto el participante como el espectador tengan la sensación de estar viajando en el tiempo. La participación es totalmente gratuita, aunque eso sí cada uno de los participantes debe acudir completamente equipado por su cuenta con equipos que deben ser validados por la organización.