Francisco Reyes resalta el “inmenso legado” de este prolífico escritor que “siempre estuvo entregado a la causa de esta provincia, por la que mostró un compromiso pleno”

Más de medio centenar de personas se han dado cita esta tarde en el Aula de Cultura de la Diputación para asistir a la presentación del libro “Fruto del tiempo con nosotros. Homenaje a Manuel Urbano”, una obra que incluye artículos, textos y creaciones plásticas de más de 50 artistas con la que el Instituto de Estudios Giennenses (IEG) ha querido rendir un nuevo tributo al escritor jiennense desaparecido hace un par de años. El presidente de la Diputación Provincial de Jaén, Francisco Reyes, ha sido el encargado de presentar este libro junto a la subdirectora del IEG, Adela Tarifa, el coordinador de esta publicación, José Cabrera, y Elena Pérez, hija del homenajeado.

En este acto, Reyes ha recordado el “inmenso legado de Manolo Urbano en las múltiples facetas que cultivó, como poeta y escritor, ensayista, columnista, crítico, editor o gestor cultural” y ha detallado que esta obra reúne “una colección de análisis, semblanzas y creaciones pictóricas y literarias que tienen su origen, su semilla, en el recuerdo de este autor, uno de los escritores jiennenses por antonomasia”. En este sentido, ha subrayado que “fue muy prolífico e hiperactivo y, sobre todo, estuvo entregado a la causa de esta provincia, una tierra que siempre llevó a gala, en la que permaneció hasta sus últimos días y con la que siempre mostró un compromiso pleno”.

Este no es el primer reconocimiento póstumo que se rinde a la figura de Manuel Urbano, aunque para el presidente de la Diputación este autor “recibió en vida el mejor homenaje que se puede hacer, el de aquel que ve reconocida su obra, porque su extenso trabajo fue leído, consultado, valorado y requerido”. Es más, ha agregado, “su obra ha sido inspiración para muchas personas, una semilla que ha dado pie a una inmensa cosecha, de la cual este libro recoge algunos de estos frutos”.

El volumen que se ha presentado esta tarde recoge creaciones de más de medio centenar de autores –literarios y plásticos– recordando a Manuel Urbano, “lo que demuestra la relevancia cultural del homenajeado”, al que, según Francisco Reyes, “le debe mucho la realidad cultural de nuestra provincia”. “Su papel fue fundamental en la creación y diseño del Área de Cultura y Deportes de la Diputación, que nació para facilitar el acceso a la cultura en todos los municipios de la provincia, con especial atención a aquellos más pequeños y a todos esos ciudadanos jiennenses que tienen más difícil el acceso a esta vida cultural”.

También fue clave en proyectos tan importantes para la provincia de Jaén y su capital como la creación del Museo de Artes y Costumbres Populares o el Museo Internación de Arte Naïf, espacios que, junto a los Baños Árabes, “conforman hoy uno de los atractivos culturales más importantes de esta ciudad”, ha enfatizado el presidente de la Diputación, quien considera que Manuel Urbano “es un nombre en mayúsculas en la etapa reciente de esta Diputación, casa de la que fue trabajador”.

A esta condición de empleado del ente provincial también se ha referido la hija de Manuel Urbano, que ha resaltado que “me hace una gran ilusión que se haya publicado este libro por parte del IEG, porque para mi padre era parte de su vida, igual que Jaén, y para él esto no era trabajo”. La semblanza personal la ha completado Adela Tarifa, quien ha dicho de Urbano que “no producía indiferencia, porque era un hombre entusiasta, de ideas claras y que siempre decía lo que pensaba”. En la parte más profesional, la subdirectora del IEG ha reseñado que “era un modelo de consejero, que se pasó toda la vida trabajando, buscando y encontrando referencias sobre Jaén para publicarlas y darlas a conocer, una labor que nunca le pagaremos lo suficiente, porque estoy segura que sin su aportación, el campo de la literatura en Jaén sería más pobre de lo que es”.

Por último, el coordinador de esta obra ha incidido en que es “un libro muy plural, fruto de la amistad”. En total, reúne 58 colaboraciones que “se seccionan en tres partes: estudios, semblanzas y creaciones plásticas que salpican todo el conjunto”, según ha explicado Cabrera, quien ha rememorado que este volumen, editado dentro de la colección Estudios del IEG, se fraguó en 2013 en Alcalá la Real y “cuenta con dos partes muy claras: un cancionero ‘in vita’ y otro ‘in morte”.